10 consejos de Karate Kid para sobrevivir a la escritura intensa

4.11.16 | 2 comentarios

Que si no te has enterado a estas alturas de que este mes hay una cosa que se llama NaNoWriMo, es que no he sido lo suficiente intensa con el tema. Así que te aviso de algo... EL NANOWRIMO ESTÁ AQUÍ.

Yo ya había dado algunas indicaciones que pueden ayudarte con el NaNoWriMo, pero nunca está demás escuchar los consejos y mensajes motivadores de un experto, porque esto de escribir 50 000 palabras en 30 días es todo un reto. Así que he invitado al maestro Miyagi al blog, o lo he intentado, pero después de la película, tiene la agenda muy apretada.

En su lugar, Piper Valca (de Antro Narrativo) se ha ofrecido voluntario para transmitirnos las enseñanzas del maestro de karate y ver cómo puede servir esto en el ámbito de la escritura.


Lo que Karate Kid enseña a un escritor


Vaya recuerdos evoca esta imagen, ¿verdad? El famoso maestro Miyagi y su pupilo: El pequeño saltamontes, Daniel LaRusso. ¿Qué dices, voz interior? ¿Este no es el pequeño saltamontes? Lo siento, me equivoqué de película...

Dejando atrás mi lapsus, es imposible negar que, al menos los que rondamos ciertos años, fuimos atrapados por la magnificencia y calidez de esta película. Quién no se imagina siendo ese chico flacuchento que enfrenta mil adversidades para terminar con la victoria, un trofeo y la chica de la escuela. Lástima que unos años después cayó en la trampa de las adaptaciones con Jackie Chan y el hijo de Will Smith.

A estas alturas, quizás te preguntes por qué diablos Jennifer me permitió sabotear su blog hablando de cine de la edad de piedra y por qué no del NaNoWriMo. Pues resulta que esta película posee los consejos más importantes y motivadores que toda persona, independiente su profesión, debe conocer, y que hoy intentaremos trasladar a nuestro mundo de escritores. Atento, escritor de NaNoWriMo, también te van a servir a ti. Empecemos…

1. Confía en la calidad de lo que sabes, no en la cantidad

–Así que, ¿cree que puedo ganar el torneo?
–No importar lo que Miyagi crea. Miyagi no pelear.
–Tengo la impresión de que no sé suficiente karate.
–Impresión correcta.
–Pues sí que sabe darle confianza a uno.
–Danielsan, tú confiar en calidad de lo que sabes. No cantidad.

Muchos escritores noveles llegan a dudar de su propio conocimiento o de su profesionalismo cuando conocen a otros que llevan hasta DIEZ novelas publicadas en corto tiempo. No quiero decir que estos sean malos escritores –en algunos es el resultado de un arduo trabajo y mucha, pero mucha dedicación–, pero tengo amigos que en un año llegan a publicar hasta tres libros. Como muestra de apoyo, y estupefacto ante su alta productividad, he gastado un dinerillo comprándolos y me he dado cuenta de que parecen haber sido concebidos de afán, carecen de estructura y presentan garrafales e infantiles errores que demuestran que nunca han pasado por un corrector ortográfico o gramatical. Aclaro que no todos los autores que publiquen con alta frecuencia son escritores mediocres, pero es que esta es una situación bastante común hoy en día.

Por eso, querido escritor no publicado, no temas ni te sientas inseguro. Como dice el consejo: confía en lo que llevas escrito y no te obsesiones por acumular publicaciones que pueden producir el efecto contrario, pues el que te lee una vez y se da cuenta del mal escritor que eres, no lo volverá a hacer por muchos libros que escribas (o lo barato que los vendas).

En el NaNoWriMo no te obsesiones con el número de palabras que escribas, pues no alcanzar tus objetivos puede frustrarte, disfruta del proceso de escritura porque el 30 de noviembre, aunque no llegues a las 50 000 palabras, al menos tendrás una historia enteramente tuya.

2. Poner cera… quitar cera

–Poner cera con mano derecha. Quitar cera con mano izquierda. Poner cera... quitar cera. Inhalar por nariz... exhalar por boca. Poner cera, quitar cera. No olvidar respirar. Muy importante. Poner cera, quitar cera...
–¿De dónde salieron estos autos?
–Detroit. Poner cera, mano derecha hacer círculo. Quitar cera, círculo mano izquierda. Poner cera, quitar cera. Inhalar... exhalar. Poner cera... quitar cera.

Este es doble consejo. Primero, si lo seguimos al pie de la letra, podremos conseguir empleo encerando autos si lo de escribir no sirve; y segundo, es el resumen perfecto de la necesidad de hacernos una disciplina diaria que fortifique nuestras habilidades al escribir. En la peli, Daniel se cansa de hacer este trabajo y le pelea al maestro diciendo que no ha aprendido nada, a lo que el sabio le enseña que los movimientos repetitivos de estas tareas que parecían sin sentido, fortalecieron sus músculos y constituyeron la base de la técnica del combate. Oooohhh sensei.

En pocas palabras, y aunque ya lo hayas oído demasiadas veces, escribe, escribe y escribe. No importa el tiempo que inviertas, cinco minutos, veinte minutos, todo el día (ojalá), necesitas fortalecer tus músculos y pulir la técnica. No te des por vencido aunque tengas la impresión de que no tiene sentido lo que haces. Solo así seremos buenos luchadores, perdón, enceradores... Perdón, escritores.

Si consigues escribir casi todos los días durante el NaNoWriMo, fortalecerás tu escritura y eso, querido escritor, es mucho más gratificante que conseguir 50 000 palabras en 30 días.

Ah, y también sirve la técnica de pintar la cerca, pero tendrás que competir con Tom Sawyer

3. Primero camina y después vuela

–¿Qué era eso que hacía sobre esos troncos?
–Técnica de "grulla".
–¿Funciona?
–Si hacer bien, no hay defensa.
–¿Puede enseñármela?
–Primero aprender a caminar. Después, aprender a volar. Regla de naturaleza. No mía.

Traigo a colación a un amigo de mi ciudad que escribió su primera novela fantástica, de «extrañas» similitudes con El Señor de los Anillos y escasas pero insoportables 107 páginas. Cuando le pregunté desde cuándo escribía me contestó que nunca lo había hecho, que su experiencia radicaba en las carteleras que hacía en el colegio. Luego le pregunté qué pensaba de los cursos para escritores y respondió que eran una pérdida de tiempo. Al finalizar la conversación me confesó que su meta era que el libro estuviera entre los más vendidos y esperaba, por qué no, un premio nobel de literatura. ¡Vete a tu grulla! ¡Y hasta tuvo el descaro de afirmar que Gabriel García Márquez era un mal escritor y que Cien años de soledad era una crónica y no una novela!

¿Y qué hubiera sucedido si Miyagi le enseñaba a Daniel a hacer la grulla, así nomás? Su alumno habría fracasado de forma rotunda.

Lo mismo sucede al escribir. No busques los estándares más altos, ni esperes que tu primera novela sea la más vendida, cuando llevas poco tiempo en el arte de escribir y no te has preparado de la forma adecuada. Es necesario ir poco a poco, progresando a medida que escribes, lees y te capacitas. Conoce tu estilo, perfecciona tu tono, mejora la ortografía y fortalece tu confianza. En ese momento y cuando menos lo esperes podrás realizar la técnica de la Grulla.

Durante noviembre es normal si sientes que de tus dedos está saliendo pura basura debido a la presión del tiempo y al número de palabras a cumplir. Por suerte, puedes corregir y perfeccionar tus textos más adelante, así que no te preocupes, ¡es casi imposible que te salga una obra magnífica al terminar el NaNoWriMo!

4. ¿Sabes qué es un mero?

–En Okinawa, todo Miyagi saber dos cosas: de pescado y karate

El maestro Miyagi deja claras dos cosas: que sabe de pescado y de karate. ¿En serio, Piper? Ya, es una broma, amargada conciencia.

La verdad de esta profunda frase radica en que Miyagi era un gran maestro de artes marciales, pero uno se pregunta cómo diantres sabe también pescar si para ser bueno en karate, y en cualquier aspecto, necesitamos dedicación extrema. La base está en el equilibro. El personaje logró hallar el equilibrio adecuado y reconoció la importancia de ambos en su vida.

Lo mismo ocurre al escribir. Sé que debes estar hasta la coronilla escuchando a todos estos gurús repetir esto de escribir y escribir. Se vuelve hasta obsesivo en ocasiones y yo me pregunto si es que no tenemos nada más aparte de escribir.

Te confieso que hasta que la vida no me golpeó al rostro con la pérdida de mi hijo David Santiago, no lo entendí. Debe haber algo más allá de escribir. Así como Miyagi, además de entrenar iba a pescar con su padre (teniendo en cuenta que la pesca es una actividad lenta y que lleva tiempo), los escritores debemos dividir nuestra vida en otras actividades: ve al gimnasio, práctica algún deporte al aire libre, camina, toca el piano.

Te animo a que no pienses en escribir a toda hora. Es duro, sí, pero una buena gestión del tiempo y un sólido equilibrio entre diversión y trabajo son la fuente de la felicidad y del éxito. También estimula la creatividad.

Además de un buen escritor, puedes ser un gran esposo, padre, madre, hijo, vecino, deportista, cantante, amante… lo que sea. Ahora he aprendido a saber cuándo escribir y cuándo ser padre y esposo. Te animo a intentarlo. Los beneficios para tu salud mental son incalculables.

Y si hoy no te salen las palabras, deja tu novela a un lado, mañana podrás seguir escribiendo, o el mes que viene. El NaNoWriMo al final es solo una excusa para sentarte a escribir, nada más.

¿Quién no sabe qué es un mero?

5. No te rindas por miedo

–¡Señor Miyagi! ¡Se acabó! ¡Se acabó! ¡Olvídelo! ¡Tengo miedo! ¡Salgamos de aquí! ¡Me quiero ir a casa!
–¡No puedes! ¡No puedes! ¡No debes! ¡Está bien perder con el oponente pero no con el miedo!

Confieso que esta parte de la película me inspira. ¿Cuántas veces no nos hemos rendido sin enfrentar alguna situación solo por miedo? Escribir en ocasiones aterra. Pensar en qué dirán las personas que te conocen, si les guste o no, si no eres tan buen escritor como te imaginas, si esa novela tuya no avanza, si todas las editoriales te rechazan, si nadie compra tu libro, o peor, lo compran pero las críticas son negativas…

Los miedos son pruebas, dificultades reales a las que nos enfrentaremos como parte del proceso de crecimiento personal y profesional. Las dificultades están ahí, quieras o no, pero tú eres el autor de tu miedo y este se basa en tus creencias, interpretaciones y supuestos. Cuando te dices: «No voy a enviar mi libro a esta editorial porque de seguro me rechazan» o «No soy buen escritor porque Gabriella Campbell es muy buena escritora y no le llego a los talones». Esos son tus miedos. Envía el manuscrito ese y no te acongojes por Gabriella, bórrala del Twitter y de todas las redes sociales, con eso no sufrirás por ella (no, no la borres, era solo un ejemplo; aprenderás mucho de ella, ¡no la borres!).

Aceptar que esos miedos están en tu interior te ayudará a verlos como retos, como verdaderas oportunidades para indagar si tus temores son reales o infundados, es el momento de dejar de llorar frente al lápiz y ponerte a escribir. No te rindas ante los miedos. Dales un puñetazo en la cara (en sentido metafórico).

6. No importa el color del cinturón

–¿Qué cinturón tiene?
–De tela. ¿Te gusta? De grandes almacenes. $3.

Este consejo va para aquellos que están pendientes de los premios de los demás escritores, cuando eso en realidad NO IMPORTA. Incluso no tener un libro publicado no te hace menos escritor. 50 000 palabras escritas en 30 días no quiere decir que seas un escritor de diez.

A Miyagi no le importaba de qué color era su cinturón. Al viejito lindo no le afectaba lo que pensarán los demás sobre su nivel en el karate. Él era feliz así. El entrenaba y practicaba por amor al karate y no por reputación. De esa manera debes ser, mi amigo escritor. Los galardones y concursos son solo motivadores para alcanzar nuestras metas y la única persona con quien debes competir es contigo mismo.

¿A quién le importa que tu mejor amigo escriba 10 000 palabras al día mientras que tú no pasas de 200? Piensa en mejorar tu propia cantidad de palabras. Si al día siguiente escribes 250 palabras, es ganancia para ti.

No te compares ni te afectes por lo que otros hagan, que se vayan con sus competencias y sus cinturoncitos de colores a otra parte. ¡Y no te compares con esos escritores que llevan 10 000 palabras el primer día del NaNoWriMo! Creo que vienen de Marte.

7. No seas un barco en tierra firme

–Tener ambición sin conocimiento es como un barco en tierra firme

De nada sirve que quieras ser el mejor escritor del mundo y soñar con el momento en que ganas el Premio Nobel de Literatura y se lo restriegas en la cara a tus amigos. No te servirá de nada escribir día y noche, con hambre y sueño, o bebiendo de tu propia orina, si no te has capacitado. Si estás anclado a las reglas de escritura de la escuela, sin formación y sin deseos de aprender algo nuevo, tarde que temprano terminarás como un barco en tierra, excluido de tu medio natural y sirviendo como chatarra. Da igual lo buen barco que seas, en tierra no puedes navegar.

¿Qué ante de un b se antepone una m y no la n? Viejo, eso es de los noventa.

No te excuses por falta de tiempo o de no necesitarlo. Toma un curso en línea. Por ejemplo, en Antro Narrativo estamos en la segunda parte del I Taller para suscriptores (es gratis). No dejes de visitar los foros de NaNoWriMo, grupos de Facebook o en hastags en Twitter (#tuhistoriaimporta y #wrimoes), consultar a otros escritores, todo loq ue haga falta.

¿Ves lo fácil que es cuando se entrena?


8. ¿Ambición o principios?

–Nunca anteponer pasión a principios; aunque tú ganar, tú perder.

Bien dijo Voltaire: «Los que creen que el dinero puede hacer cualquier cosa, terminan por hacer cualquier cosa por dinero». No vendas tu alma y tu dignidad de escritor. Sé cómo Rafael Hernández, escritor asturiano que rechazó un contrato de trabajo de un año. Pueden existir muchas formas de alcanzar el éxito, pero el plagio nunca es una buena opción. Tampoco escribir algo que vaya en contra de tus principios y valores. Creo que la moral no tiene costo y si no te sientes bien escribiendo para alguien o sobre un tema específico, no lo hagas. Ni por todo el oro del mundo. Que sea un placer más que una obligación.

Si lo que está de moda es escribir sobre violencia, pero crees que no es conveniente escribir sobre eso. Declina, baja el lápiz y goza de tu escritura. No importa que no vendas un mísero cuento.

No tengas reparos en abandonar tu historia de NaNoWriMo si lo crees necesario, no pasa nada.

9. Gana respeto

–Ese profesor está realmente loco, ¿no cree? ¿Cree que podría vencerlo?
–No importa. Ganar, perder, no importa, si haces buena pelea, ganas respeto… entonces nadie molestar.

El secreto de este mensaje está en que algunos días escribirás párrafos tan buenos que tendrás un orgasmo cuando pongas el punto final, pero habrán otros en los que vomitarás a la segunda palabra. Con el tiempo tu familia te respetará como escritor y cuando hablen de ti dirán: «¿Recuerdas a Piper?». «¿Y ese cuál es? ¿El loco?». «Sí. El que se sentaba a escribir toda la tarde en el estudio. El escritor. Vaya que me caía mal».

Bueno, creerte buen escritor no cambiará la opinión de tu familia en otras cosas, pero empezarán a respetar tu espacio y los niños no tocarán el túmulo de hojas en la esquina de la sala. Tu madre no te pondrá deberes de tres a cinco de la tarde porque sabe que estarás ocupado escribiendo y en tus cumpleaños te regalarán cosas chulas para escritores como una máquina de escribir con tinta invisible o un suéter hecho con láminas de lapiceros. Ingenioso.

No escribas por ganarle a alguien, escribe por ganarte tu propio respeto. No importa si ganas o no, es la pelea que le das al mundo. Escribe esas 50 000 palabras por ti, por demostrarte que eres capaz de escribir una historia, la calidad es lo de menos, los primeros borradores siempre suelen ser desastrosos.

10. Planifica

–Cuando empiezas un viaje, es mejor saber dónde vas a terminar. Si no, es mejor quedarse en casa

Como todo en la vida, debes tener un horizonte. Y no solo vale cuando escribas, sino en tu vida: ¿cuál es tu viaje y cómo deseas que termine?, ¿deseas ser como ese viejito de Kung Fu que caminaba y caminaba (este si es el del Pequeño Saltamontes)?

Establecer metas te ayudará a mantener la concentración y la atención; también te fortalecerá cuando decaigas y actuarás con inteligencia. Por esta razón, el objetivo de palabras del NaNoWriMo puede ayudarte a mantenerte sentado en la silla escribiendo. Aunque también piensa en el “¿y después del NaNoWriMo, qué?”.


Bueno, puedo extenderme con muchos consejos de este hombrecillo encantador que es el maestro Miyagi, pero hay tantas frases inspiradoras que me alargaría demasiado y creo que esto es suficiente.

Para terminar, quiero darle las gracias a la dueña del blog por permitirme compartir con ustedes mi conocimiento y ser parte de este extraño mundo de locos.

Mucha suerte con el NaNoWriMo. No sientan pena en compartir sus experiencias y opiniones en los comentarios. ¿Están participando en el NaNoWriMo? ¿Qué dificultades están encontrando?

Hola, soy Piper Valca. Escribo de todo un poquito, pero no mucho. Tengo un blog donde hablo de literatura y regalo algunos consejos a escritores arriesgados.

Te recomiendo...

2 comentarios

  1. Pero que excelente artículo, me quedo sin palabras.
    Divertido y esclarecedor. Los felicito.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que te gustó, Memo. A mi también me dejó con un buen sabor de boca. Fue tal el agrado que por un momento pensé en no colaborarle a Jen sino publicarlo en mi blog, pero esa mujer es bastante persuasiva y quién puede decirle no. Ya en serio, es bastante alentador tu comentario, gracias.

      Eliminar

Mi blog, mi casa y mi única norma: no permito ninguna representación de odio ♥