Una editorial quiere publicarme: cómo saber si es fiable

9.12.16 | 9 comentarios

Hace unos días, me escribió una amiga para preguntarme sobre una presunta editorial que se había puesto en contacto con ella. La pobre me escribió entre la emoción y la sospecha de que una editorial estuviera dispuesta a publicarle una novela sin que ella lo hubiese pedido.

El prototipo del mensaje era algo así:

«Buscamos autores noveles. Publicamos tu obra sin costes, ni ventas obligatorias... ejem».


Porque sí, después de que realicé una pequeña investigación sobre esta presunta editorial, llegué a la conclusión de que sólo quería sacarle las perras (y no me refiero a los animales, sino al dinero).

Mi amiga no tenía ni idea de que hay editoriales que les importa más tu dinero que tu obra.

Detectar editoriales estafadoras sin tener idea sobre editoriales

Cuando no tienes idea del mundo editorial ni de contratos editoriales, un día te puede llegar un email (o un tuit, sí, en Twitter, súper profesional todo) de una editorial que está interesada en tu obra o quiere publicarte, y casi te emocionas y tu ego de escritor explota.

¡La vida es maravillosa!


¿Cómo saber si una editorial es fiable? A continuación podrás leer algunos de mis consejos desde mi experiencia siendo una experta desconfiada en todo.

1 - Investiga el canal por el que se han comunicado contigo

Una empresa seria cuida mucho la imagen de su marca.

Así que todo debería lucir lo más profesional posible. Eso de usar una dirección de correo tipo @gmail.com, @hotmail.es, etc. no es nada profesional. Tampoco lo es usar las redes sociales para acosar a posibles escritores para que publiquen con ellos.

También es muy importante analizar el mensaje que te han mandado, la imagen o logo, si tiene faltas gramaticales u ortográficas (sí, las hay que tienen unas faltas de ortografía espantosas)...

Si escriben peor que yo, ¿cómo se supone que van a pulir mi novela para que luzca profesional? No quiero que los lectores vomiten sobre mi libro cuando descubran los horrores que se esconden entre mis letras, salvo que esa sea mi intención...

2 - Busca su web y sus redes sociales

Una editorial debe tener un sitio web y algunas cuentas en las principales redes sociales.

El estanco de mi barrio no tiene presencia online, pero cualquier empresa con cierta reputación (o que quiere ser o parecer profesional) la tiene. Es súper importante. ¿Me vas a decir que tu editorial es equiparable al estanco de mi barrio? Mmm...

En su web (si existe, en la editorial sujeto de mi estudio el dominio estaba caducado) puedes investigar qué tipo de obras publican, qué autores han publicado con ellos, qué contenidos tienen, si existen condiciones para publicar con ellos, qué implica publicar con ellos…

3 - Investiga en la red

Con tan sólo escribir el nombre de dicha editorial vas a encontrarte unos cuantos artículos o posts en foros de escritores sobre ellos.

En el caso de que no encuentres nada relevante, siempre puedes buscar libros que hayan publicado y ver si cumplen algunos estándares de calidad.

También puedes intentar contactar con algún autor que haya publicado con ellos y que te cuente su experiencia.

4 - Autopublicación o coedición encubierta

Ninguna de las dos son malas opciones, lo único que es malo es que la editorial no deje claro lo que de verdad va a hacer con tu libro.

Quizá te interese una opción de coedición o autopublicación porque te resulta difícil hacerlo por ti mismo y queda mejor si ciertas tareas las hace un profesional, yo qué sé. Pero el hecho de encubrir qué hacen es un claro indicio para desconfiar.

La diferencia entre coedición y autopublicación es que en esta última el autor corre con todos los gastos y en la otra comparte gastos con la editorial, o se supone así.

¿Y por qué es malo? Pues porque esta editorial te va a pedir dinero, cuando una editorial tradicional no te cobraría nada y si no te lo dejan claro desde el principio...

Es que ellos viven de los autores y no de vender libros. Si tú quieres pagar por ver tu libro publicado, perfecto; pero si te hacen creer que esta es una editorial como las de toda la vida y no te cuentan esta historia, pues no, eh, este asunto no huele muy bien.

Oh, sí... nos encanta tu libro...

5 - Te responden demasiado rápido

Si tienes tu obra registrada y te animas a enviarles tu manuscrito, puede que en unos días recibas una respuesta de la editorial.

Si te molestas en investigar un poco, encontrarás que el tiempo medio de respuesta de una editorial puede ser entre 3 y 6 meses, con demasiada suerte. Hay mucha gente que quiere publicar y reciben muchos manuscritos que deben leer, así que… ¿CÓMO DIABLOS SE HAN LEÍDO MI MANUSCRITO EN DOS DÍAS?

A no ser que tengan inteligencias artificiales bajo su poder, esta rapidez me resulta sospechosa…

6 - El contrato

La parte más importante del contrato son las cláusulas, deben ser bien claras. Además, ellos deben explicarte cada punto que tú quieras. También, deberían ser negociables.

Si uno no tiene idea sobre si el contrato es justo o no, mejor consultar con alguien especializado en este tema: un abogado, un asesor editorial…

Otro punto importante es la cesión de derechos a dicha editorial, ojo con eso.

7 - Buscar malas experiencias de escritores

Por desgracia, encontrarás muchos autores denunciando y hablando con claridad sobre cómo algunas supuestas editoriales se han aprovechado de sus sueños.

Pero sus experiencias pueden ayudarte a detectar ciertos patrones en supuestas editoriales que se fijan en ti.

Así que, aunque no encuentres nada malvado de una editorial, sería conveniente estudiar estos casos e incluso ponerte en contacto con estos autores, seguro que pueden darte algunos consejos.

"Para mí, eres perfecta"... la historia de amor entre una editorial pirata y una escritora incauta

Ya sé que los escritores tenemos esa fantasía erótica de publicar con una editorial y ver nuestros libros por las librerías del mundo, pero mejor pararse a pensar: ¿Cuánto te ha costado terminar ese libro? ¿Cuántos años planificando, escribiendo y corrigiendo? ¿Se lo vas a dejar a cualquiera sin tener claro quiénes son y si son de confianza?

Pues eso.  

Una pequeña investigación no mata a nadie. Mi amiga sigue viva, con sus ilusiones a tope y con la cartera intacta (si se ha visto afectada es porque tiene ciertos vicios, pero eso es otro tema).

La editorial resultó ser una empresa que esclavizaba autores con contratos abusivos y otras prácticas de dudosa ética.

Pero el mundo sigue su curso.

¿Alguna vez te topaste con una de estas editoriales? ¿Has tenido una mala experiencia en el mundo editorial? ¿Algún consejo para que nadie se pille los dedos con esta gente?.

Y si quieres saber más, te dejo algunos enlaces interesantes por aquí abajo:

  • Piper Valca cuenta en su blog, Antro Narrativo, su experiencia con un servicio editorial contratado con una de estas susodichas editoriales.
  • Pablo Ferradas habla en su blog sobre su experiencia con una de estas "editoriales", lo cierto es que fue una experiencia cómica.
  • Yersey Owen narra en su blog sobre diferentes experiencias que ha tenido con editoriales en este hilo de artículos, no todas son malas, la mayoría se resumen en que no llegaron a un acuerdo, pero creo que es interesante estudiar su experiencia y tampoco encontré nadie que hablara tan claramente de este proceso.
  • Clara Tiscar cuenta en su blog sobre ciertas características que le parecen justas para firmar un contrato (¿Firmarías un contrato sin adelanto?) y de paso explica lo que se puede encontrar el escritor que quiere publicar su libro con una editorial.
Y ya por último, te dejo unos artículos informativos con algunas claves sobre editoriales y contratos con los que debes tener cuidado (de personas que sí que saben mucho del tema):

Te recomiendo...

9 comentarios

  1. Pienso que si alguien cae estafado después de leer esta entrada es porque tiene pésima comprensión lectora o es masoquista. Muy buenos consejos. Y la recopilación final de experiencias (entre las que aparezco... snif) es la prueba de que el asunto debe tomarse en serio.

    Muy bien, amiga. Gracias por los consejos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que de verdad estos consejos sirvan para hacer una buena criba de algunos aprovechados que pululan por el mundo editorial. Gracias por pasarte, Piper.

      Eliminar
  2. Hola, Jen!
    Yo tuve una mala experiencia con una editorial. De hecho, mi primera novela no tenía que ser Blackwood, iba a ser otra completamente diferente. Envié mi manuscrito, todo estaba perfecto, les encantó la historia y decidimos trabajar juntos... Sin embargo, el tiempo pasaba y después de un año sin saber nada de mi manuscrito, me dio por preguntar y me contestaron que el manuscrito estaba fatal, que tenía más de mil correcciones por página y que la correctora se pasaba un mes solo en una página —ojito la excusa—. Les pedí una muestra de la corrección, me la pasaron e hice una comprobación la mar de compleja: mirar el horario de las correcciones. En la primera página, esa que les había costado un mes de corregir había unas 5 correcciones y eran todas de la misma hora, mismo minuto, mismo segundo... Total, que habían puesto un «Buscar y reemplazar» y se habían tirado a la bartola.
    Esto, me cabreó bastante. Además, me habían corregido frases que estaban perfectas, habían cortado escenas que eran vitales... Total, una masacre. Les dije que no pensaba trabajar así ya que, ni eran capaces de darme una fecha... Bueno, tuve que recurrir a un abogado porque los tipos, que se la cogían con papel de fumar, empezaron a amenazarme y todo... En fin, no es que fueran unos piratas —que eso todavía lo son— es que eran unos canallas y unos inútiles. En cuanto vieron que se puso mi abogado por medio, se quedaron finitos como la seda... Pero bueno, que eran unos imbéciles con ínfulas y poco más. Una vergüenza.
    Ese tipo de editoriales las puedes reconocer porque no tienen catálogo, se dedican a organizar concursos y publicar los relatos; no pagan a los escritores y, por contrato, te encasquetan uno o dos ejemplares. Son editoriales parásito.
    En fin, gran artículo, Jen. Te comparto y te enlazo :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir tu experiencia, Jaume. Al menos pudiste librarte de ellos y te fue mejor con Blackwood. Un saludo :)

      Eliminar
  3. Hola Jen,
    Lleno de sentido común todo lo que dices... A pesar de eso, es tan fácil que nos tomen el pelo... Yo he recibido cantidad de ofertas, a cuál más surrealista. Desde gente que te dice me gusta tu libro y quiero publicarlo a lo que les pregunto cuál y ya no saben contestarme, a editoriales que me proponen la gran oferta para que publique en papel con ellos, a cambio de enviar un documento maquetado y corregido, pague yo todos los gastos de impresión, les ceda la explotación de la obra (vamos que la subirán ellos a Amazon y poco más) y a cambio les de un porcentaje de mis ganancias y, claro, me pregunto en concepto de qué se las tengo que dar si ellos no han hecho ningún tipo de trabajo. Es que parece el negocio del siglo. Trabajas tú, inviertes tú, promocionas tú y yo pongo la mano para quedarme con una parte de tu dinero. Pensaba que el feudalismo se extinguió en la edad media.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, tienes razón, pero hay autores que caen, no sé si por desconocimiento o demasiada confianza. Gracias por pasarte y contar tu experiencia. Un saludo :)

      Eliminar
  4. Buenas, Jen.

    He llegado a tu artículo a través de otro de Jaume Vicent, para recomendarlos a uno de los lectores de mi blog que me pregunta por cierta editorial sospechosa... ¡Y veo que has mencionado mi artículo! Muchas gracias. Pues por ahí verás el enlace a este tuyo. El circulo se cierra XD.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pablo. Sin duda recordé tu artículo cuando estaba escribiendo el mío, porque me hizo reír un montón. Por desgracia, haciendo una investigación de tus "amigos", encontré que habían conseguido publicar a tres personas por lo menos. En fin, nunca serán suficientes este tipo de artículos que traten este tema. Gracias por pasarte y por cerrar el círculo jeje. Saludos :)

      Eliminar
  5. Hola, Jen, soy Javier Miró, de Autorquía. Gracias por la mención. Me ha parecido un post muy completo donde das un buen puñado de pistas certeras. Enhorabuena. Recientemente he inaugurado en mi canal de YouTube una serie de vídeos para ayudar a los autores a reconocer las editoriales pirata. Bueno, de momento solo hay uno, pero tengo preparados unos cuantos más. Te invito a entrar y a que intercambiemos pareceres sobre el tema. Todo sea por acabar con esta lacra.
    https://www.youtube.com/watch?v=gwbU9-0dDro&list=PL3t5q0-RJC6YCWwkyyDY064zfbNKP9hRu
    Te felicito por tu web, la que voy a seguir con atención en adelante (y perdona por el pequeño spam).
    Un cordial saludo y felices fiestas.

    ResponderEliminar

Mi blog, mi casa y mi única norma: no permito ninguna representación de odio ♥