Sobre escribir una novela en un mes

2.12.16 | 7 comentarios

Se terminó noviembre y estoy de vuelta. Se suponía que estaba en una cosa que se llama NaNoWriMo y que consistía en escribir una novela en 30 días.

Este es mi segundo año participando y me gustaría contarte unas cositas sobre esto de escribir una novela en un mes (y semejantes locuras del estilo).

Cómo se escribe una novela en 30 días

No se puede.


Pues no. Para terminar una novela hace falta mucho más trabajo. Con suerte, tendrás muchas palabras para corregir al final del mes, pero nada más.

La verdadera idea del NaNoWriMo es obligarte a escribir cada día para crear un hábito de escritura. Si escribes cada día 1667 palabras, puedes terminar con 50000 palabras al final del mes.

Conocí a unas cuantas personas que se marcaron 500 o 700 palabras diarias, un objetivo que sí sabían que iban a lograr. Adivina… al final lo lograron y ahora tienen miles de palabras escritas y la moral por las nubes.

Si al principio del mes de noviembre emergió una marea de blogs con consejos sobre cómo superar el NaNoWriMo, qué es, blablablá (como si yo no lo hubiera hecho también… cof cof, que me entra una tos muy rara), ahora aparecerán blogs con «alksjdlas superé el reto, la vida es guay».

Pues como mi sentido en la vida es ir a contracorriente, yo vengo a hablar de mi libro… digo, de que fallé en esto del NaNoWriMo.

«Ajá, por eso me estás contando que no se puede escribir una novela en 30 días».

Nah, el primer año sí que lo superé y seguro que este también habría llegado sin problemas.

¿Sabes lo que le ocurrió a mi primera novela nanowrimera? Pues que eliminé la mitad de lo que había escrito. Eso no era una novela ni nada que se le pareciera.

Si te planteas escribir mucho en tan poco tiempo, pasan estas cosas. No te puedes tomar un respiro para analizar si vas por buen camino, si estás escribiendo a un personaje bien, si tiene coherencia la trama, si el plan que tenías no funciona tan bien como pensabas; si por alguna causa te quedas atascado sin saber qué dirección tomar, pues escribes lo primero que se te pasa por la cabeza…

Algo que también me pasó con la casi-pero-no-novela del nanowrimo del año pasado es que la aborrecí tanto que hasta me tomé varios meses sin escribir nada.

¡Drama!

Así que este año me lo tomé con calma. Quería disfrutar de la escritura, quería que lo que escribiera fuera un borrador coherente (que no tuviera que borrar la mitad luego) y quería seguir escribiendo después.

Al final conseguí escribir 30 mil palabras en total y, oye, que es lo más que he escrito este año (sin contar artículos y otros temas que no tienen que ver con mis desvaríos). Además, me encanta la historia que estoy escribiendo y quiero seguir trabajando en ella.

Así que, eh, esta ha sido mi victoria particular en el NaNoWriMo. A diferencia del año pasado, que terminé agotada y con sentimientos encontrados, este año me siento contenta y muy motivada.

Se le parece más a un sentimiento de victoria, la verdad.

La moraleja de una derrota

Soy un alma positiva, o lo intento la mayor parte del tiempo. Creo que de todo se puede obtener una enseñanza.

José Saramago dijo algo así como arrepentirse no sirve de nada, el mejor arrepentimiento es cambiar.

Puedo llorar por los rincones porque mis compis escritores superaron el NaNoWriMo y sentirme menos escritora que ellos…

Arrepentirme de haber puesto un capítulo más en Netflix en vez de sentarme a escribir aquel día…

Pura procrastinación aburrida, mejor hacer algo útil.

Al menos lo intentaste...

¿Qué hacer después del NaNoWriMo?

Si lo superaste, tendrás que trabajar con el amasijo de palabras que tienes hasta que sea un objeto decente para publicar.

Y si no lo superaste, yo tampoco, pero hay mucho que se puede hacer aún.

En primer lugar, analizaré mis victorias particulares. Como dije más arriba, muchos habrán conseguido victorias particulares más valiosas que tener un chorro de palabras puestas todas juntas en un archivo.

Después, estudiaré lo que puedo mejorar de la trama y de la historia en general. Si de algo sirve intentar escribir una novela en un mes es para conocer con precisión lo que está fallando en la escritura.

El siguiente paso será tomar la idea del NaNoWriMo y fijar objetivos alcanzables. Sé que en una sesión de 25 minutos puedo escribir entre 500 y 800 palabras y que en una hora puedo llegar a las 1300 sin problemas. A esta ecuación le tengo que añadir que a veces es imposible escribir porque te encuentras enfermo, tienes muchos compromisos, debes dormir, tu gato está haciendo cosas adorables y te distraes… Así que me ajustaré un tiempo de escritura asequible que pueda cumplir todos los días y que en el caso de que no pueda escribir, pueda añadirlo a la cuenta del siguiente. Sin objetivos finales globales que me estresen, gracias.

Me gusta mucho llevar el control del registro de palabras escritas con Writeometer y en Twitter también me recomendaron esta herramienta de Miguel Ángel Alonso Pulido, es una simple hoja de excel por lo que es muy fácil de usar y la puedes personalizar como quieras (está al final del artículo).

Sí, terminaré de escribir el borrador de mi historia Cómo matar a Ray (y no morirme yo en este proceso), lo revisaré, lo puliré y todo lo que sea conveniente hasta que sea legible y no produzca un derrame ocular.

Y mi mayor propósito (ya que estamos terminando el año y todo el mundo estará hablando de propósitos en breve): mejorar mi rutina de escritura.

Si ni participaste y estás aquí para deleitarte con mis tortazos en la vida, observa cómo me levanto y disimulo como si nadie me hubiese visto(?).



Ahora se supone que debo exponer una conclusión a todo esto…

Supongo que podría ser que es mejor intentar algo que quedarse sentado sin hacer nada. A pesar de que el intento se vuelva fallido, algo puedes obtener de él. Y si nada consigues, te llevarás una valiosa lección. O algo parecido.

Y ya está, fin del NaNoWriMo.

¿También te presentaste al NaNoWriMo y fracasaste estrepitosamente? Lloremos juntos más abajo.

Te recomiendo...

7 comentarios

  1. Pues, ¿sabes qué? Yo te doy la enhorabuena y te felicito. Porque eres tan ganadora como el resto. En mi opinión has escrito, estás contenta y has aprovechado el NaNo, así que para mí has cumplido el verdadero objetivo.

    Igual da si no llegas a las 50 mil. Mejor 30 mil que funcionen a 50 mil que sean la mitad para desechar.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rafa :D

      Un abrazo para ti también :)

      Eliminar
  2. Es que a mi eso de los retos... no me gusta. El nanowrimo este me recuerda a los que se ponen el reto de leer 10 libros al mes. Así ni lees ni nada, solo estás superando un número. Estas cosas hay que disfrutarlas. Lee cuando te apetezca, no porque tengas que hacerlo para llegar a los 10 libros. Y lo mismo con la escritura. Si escribes 3000 palabras en un día, estupendo. Si escribes 600, pues estupendo también. El caso es escribir ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carlos. Tienes razón, aunque algunos se ponen a escribir o a leer en serio si hay una competición de por medio. Supongo que depende de cada uno, también tiene su parte divertida.

      Gracias por pasarte :)

      Eliminar
  3. Muy buen articulo.

    Como dice Rafael de la Rosa, lo importante es escribir, que es el auténtico motivo del NaNoWriMo, da igual si consigues el reto o no.

    En mi caso particular es la primera vez que participo, ni siquiera lo conocía y tenía muy claro que no iba a llegar a las 50.000 palabras. Más que nada porque no me gusta escribir relleno, me agobia.

    Pero me puse a ello con scrivener y entre el programita y unos dias de vacaciones que conseguí me plante en las 50.000 y ahora las leo y me gusta lo que tengo.

    Pero ya te digo, para mí lo mejor es haber escrito todos los dias y así empezar a crear rutina.

    Gracias por compartir tu experiencia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte, Roberto. Y mis felicitaciones por haber podido llegar a las 50k palabras, esas palabras ya no te las quita nadie. Un saludo :)

      Eliminar
  4. De acuerdo con eso de "lo importante es escribir", si es todos los días mejor. Yo tengo un vicio muy grande y es el de "..¿y si lo intento de nuevo?". La verdad es que cuando no escribo me planteo leer. Me he dejado un tiempo el ordenador y me dedico a escribir en cuadernos y a realizar muchas anotaciones en scrivener de vez en cuando, pero transcritas desde un cuaderno.
    Sólo quería aportar la importancia de completar la lectura con la escritura. Creo que ponerse retos de escribir un número de palabras al día es positivo, yo no llevo la cuenta; pero sí llevo la cuenta de las páginas que leo.
    Saludos

    ResponderEliminar

Mi blog, mi casa y mi única norma: no permito ninguna representación de odio ♥