Efecto Werther: ¿puede la ficción incitar al suicidio?

29.4.17 | 10 comentarios

Si no has oído hablar de la serie de Netflix 13 Reasons Why (Por trece razones) es porque no hemos estado en el mismo planeta. La historia que cuenta ha generado mucho debate, entre ellos, que podría inducir o contagiar el suicidio. He creído oportuno hablar sobre la serie y este tema, pero no te preocupes por los spoilers, no voy a destriparte la trama.

13 Reasons Why y la polémica sobre el suicidio

13 Reasons Why es un thriller que gira entorno al suicidio —un tema que siempre ha traído controversia dentro y fuera de la ficción— de una joven adolescente, Hannah Baker, pero que además toca temas bastante crudos como el acoso escolar, cyberbullying, violencia sexual… y lo muestra de forma lo suficiente explícita y gráfica para no dejar indiferente a nadie.

Básicamente, a través de una serie de cintas, que Hannah deja tras su muerte a los que ella cree responsables de su suicidio, explica las trece razones por las llegó hasta el terrible desenlace final.


La serie está basada en el libro con el mismo nombre y su autor, Jay Asher, defiende que, aunque es un tema difícil de abordar, es necesario hablar de ello porque obviarlo es peligroso.

Los creadores de la serie también dejan claro que es importante mostrar cómo es realmente un suicidio y enfrentar a los espectadores a esa terrible realidad, pues sería irresponsable no enseñar esa muerte.

Porque sí, en la serie se muestra de forma explícita cómo la protagonista se suicida.

De acuerdo a los creadores, su idea era mostrar cómo cada pequeño acto puede desencadenar en un hecho más grave y también, que la gente hablara del tema para entender que el suicidio no es una opción y se puede buscar ayuda.

No puedo entrar en detalles ni análisis extra porque no he visto la serie. A simple vista, parece que se han preocupado por hacer llegar un mensaje cuidadoso sobre un tema muy controvertido y que es tabú en nuestra sociedad.

De hecho, expertos en el tema recomiendan hablar sobre el suicidio.

Cecília Borràs, fundadora de la asociación Després del Suicidi-Associació de Supervivents, expone:

Si se habla públicamente de los suicidios, las personas que están sufriendo se dan cuenta de que pueden hablar de ello, de que pueden exteriorizar sus preocupaciones.

Y, entonces, ¿dónde está la polémica?

Al parecer, Headspace, una organización de salud mental australiana, ha acusado a la serie de Netflix de que su contenido podría incitar al suicidio.

Hace ya tiempo hablé de cómo cada obra de ficción encierra una ideología y podría influir en tus ideas.

Según se entiende, los creadores en ningún momento muestran que el suicidio sea algo admirable o romántico, algo digno de imitar, sino todo lo contrario.

Así que las reacciones que se esperan ante una acusación así son tildarla de exageración y de alarma innecesaria.

Bueno, igual, en este caso concreto, no sea una declaración tan disparatada y sin fundamento…

El efecto Werther: ¿el suicidio se contagia?

Existen numerosos estudios psicológicos (como los más recientes, realizados por Madelyn S. Gould) que demuestran que existe una correlación entre la representación del suicidio en noticias o la ficción y sucesos de suicidios llevados a cabo por imitación.

El nombre del efecto Werther fue acuñado por el sociólogo David Phillips en 1974, después de demostrar que el número de suicidios se incrementaba en todo Estados Unidos justo al mes siguiente de que apareciera en la primera página del New York Times alguna noticia dedicada a un suicidio.

El término viene de la novela de Goethe titulada Las desventuras del joven Werther (1774). Las autoridades de Dinamarca, Italia y Alemania llegaron a prohibirla debido a una oleada de suicidios que parecían imitar al del protagonista.


Otro libro tachado de «suicida» fue el de Euthanasia: The Aesthetics of Suicide (Eutanasia: la estética del suicidio), que escribió James A. Harden-Hickey en 1894 y que describía con sumo detalle técnicas para llevar a cabo el suicidio.

Otro caso conocido fue el de la canción Gloomy Sunday. En ella se cuenta la historia de una persona atormentada por la pérdida de su amor y que está barajando el suicidio como una forma de unirse a ella. Times Magazine publicó un artículo (en el número del 30 de marzo de 1936) sobre la oleada de suicidios relacionados con la canción, donde las víctimas se suicidaron escuchando esta canción o dejando notas con parte de la letra.

También se ha observado un aumento del número de suicidios después de una enorme cobertura mediática tras los suicidios de figuras famosas, como fueron el caso de Kurt Cobain o Marilyn Monroe.

En Japón se le conoce como el síndrome Yukko, después de que en 1986 se suicidaran 28 adolescentes cuando la cantante Yukiko Okada acabó con su vida.

En estos días, también se está hablando de un juego que incitaría al suicidio: Blue Whale. En Rusia se cree que existe relación con este juego y 130 suicidios.

¿Puede una obra de ficción inducir al suicidio?

La propia OMS (Organización Mundial de la Salud) ha elaborado un documento para tratar el tema en los medios de comunicación (Prevención del suicidio: un instrumento para profesionales de los medios de comunicación, aquí).

En dicho documento, se pueden extraer algunos fragmentos interesantes:

En términos generales, existe evidencia suficiente para sugerir que algunas formas de cobertura periodística y televisiva real del suicidio están asociadas con un exceso en suicidios estadísticamente significativo; el impacto parece ser mayor entre la gente joven. […] Los médicos y los investigadores reconocen que no existe la cobertura de noticias sobre el suicidio per se, sino cierto tipo de cobertura noticiosa que aumenta el comportamiento suicida en poblaciones vulnerables. A la inversa, ciertos tipos de cobertura pueden ayudar a prevenir la imitación del comportamiento suicida. No obstante, existe siempre la posibilidad de que la publicidad sobre el suicidio pueda hacer que éste parezca normal.

Por lo tanto, existen evidencias de que el suicidio puede ser contagioso en ciertos casos, pero es necesario hablar de él para ayudar a prevenir comportamientos suicidas.

No hay que olvidar que el suicidio es un problema grave de salud pública. En España, es una de las 15 principales causas de mortalidad. Por lo que no estamos hablando de cualquier cosa sin importancia.

Y como escritora, me viene una duda…

¿Cómo escribir sobre el suicidio?

Como la mayoría de temas en la ficción, lo mejor es tratarlo con todo el rigor y respeto posible.



Hablar del suicidio es necesario porque el estigma que existe sobre esto solo fomenta el silencio y el aislamiento de los afectados, dos ingredientes que sí provocan suicidios.

No existe ningún estudio concreto que indique que hablar sobre el suicidio provoque suicidios. El silencio solo ayuda al estigma y esto no es bueno para concienciar ni prevenir este problema.


Lo que sí parece es que la forma en la que se habla del suicidio sí que puede influir en el suicidio. De ahí que existan protocolos para hablar sobre el suicidio en medios de comunicación de masas.

¿Y qué pasa en la ficción?

Por lo general, un libro no suele tener la misma repercusión que un telediario, periódico o serie de televisión. Aun así, las recomendaciones que propone la OMS para los medios de comunicación pueden ser de gran ayuda tanto para escribir sobre el suicidio de forma rigurosa como para visibilizarlo y no convertirlo en algo admirable.

De esas recomendaciones, destaco:

  • Deberán evitarse las descripciones detalladas del método usado y cómo lo obtuvo la víctima.
  • No deberá informarse acerca del suicidio como algo inexplicable o simplista. El suicidio nunca es el resultado de un solo factor o hecho. Usualmente lo causa una compleja interacción de muchos factores tales como enfermedad mental y física, abuso de sustancias, conflictos familiares e interpersonales y acontecimientos estresantes. Es útil reconocer que una variedad de factores contribuyen al suicidio.
  • El suicidio no deberá describirse como un método para hacer frente a problemas personales tales como bancarrota, incapacidad de aprobar un examen, o abuso sexual.
  • Se deberá tener en cuenta el impacto sobre las familias y otros supervivientes en términos del estigma y el sufrimiento psicológico.
  • Glorificar a las víctimas de suicidio como mártires y objetos de adulación pública puede sugerir a las personas vulnerables que la sociedad honra el comportamiento suicida.
  • Describir las consecuencias físicas de intentos de suicidio (daño cerebral, parálisis, etcétera) puede actuar como elemento de disuasión.

Aunque, como todo, al final queda a merced de las decisiones del artista sobre su obra.

Y tú, ¿qué opinas al respecto? ¿Cómo habría que tratar el suicidio? ¿Crees que la serie en cuestión trata el tema de forma adecuada?


ENLACES IMPORTANTES:

El Teléfono de la Esperanza (gratuito) para la prevención del suicidio
Fundación Salud Mental de España para la Prevención de los Trastornos Mentales y el Suicidio
Asociación de Supervivientes de una Muerte por Suicidio

Te recomiendo...

10 comentarios

  1. Hola!
    La verdad es que es una serie que a mi me ha gustado mucho. Me ha hecho pensar sobre como tratamos a otras personas y sobre como algo que para nosotros puede no tener importancia, para otra persona puede suponer un mundo. Creo que en ese sentido, la serie es todo un acierto y la recomiendo.
    Ahora, creo que no trata bien el tema del suicidio. Y eso lo he hablado con distintos amigos, y todos estan de acuerdo en que es casi como que se romantiza. Tampoco creo que arroje ninguna luz sobre temas como la ansiedad o la depresion, que siguen muy estigmatizados en nuestra sociedad ("Es que Hannah tambien esta loca", he escuchado muchas veces).
    Para mi, persona mentalmente sana sin ningun problema de este tipo (por suerte), es una historia maravillosa, porque es un hostion en la cara sobre como tratamos a los demas. Pero creo que una persona joven, con los problemas que tiene Hannah, no puede ver esta serie porque agavaria su estado...
    Pero bueno, tampoco soy ningun experto y esta es solo mi opinion :)
    Un articulo genial, por cierto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Eduardo. He leído algunas críticas sobre la serie que precisamente señalan que el tema del suicidio no se le da la profundidad que merece y que se usa como vehículo para una venganza (por lo que en cierta medida se romantiza). De ser cierto, me parecerían menos exageradas esas acusaciones de organizaciones sobre la prevención del suicidio y trastornos mentales. Eso sí, es una pena que no profundizaran en la depresión, que como bien dices, está muy estigmatizada.

      Muchas gracias por pasarte a dejar tu opinión, ayuda mucho a completar el artículo. Saludos :D

      Eliminar
  2. Hola, Jen:
    Yo he visto la serie y me he cabreado muchísimo. Creo que es muy peligrosa porque, como dice Eduardo, se da una visión romántica del suicidio, como herramienta de venganza. Hannah lo tiene tan planeado que graba cintas para culpar y así vengarse de todos los que alguna vez le hicieron daño. Yo no veo enfermedad mental en Hannah más allá de una chica que se siente sola y no tiene amigas; hay cientos de chicos y chicas que se sienten así y lidian con ello sin llegar a estos temas. Ella ve su verdad, pero no se da cuenta de que todos a su alrededor están viviendo sus propios infiernos, con sus propios problemas.
    Otro tema que me parece muy peligroso es la labor de los adultos en la serie: te dan a entender que no se puede contar con ellos, que no se puede pedir ayuda. El psicólogo del centro es un hombre quemado que culpa a las víctimas de acoso ("¿qué haces tú para que no se metan contigo?"), los padres se agarran al "ay, es que no me cuentas nada", pero más allá de eso les tratan como fantasmas, como si sus sentimientos no contaran. Yo no tengo adolescentes a mi alrededor, pero me imagino viendo esta serie con 16 años y qué quieres que te diga, el suicido me hubiera parecido una salida válida en algún momento de bajón, porque en esta serie lo ponen muy bonito.
    A mí no me ha gustado, y por lo que oigo a psicólogos y demás, todos coincidimos con que es hasta peligrosa. Que se hable del tema sí, pero a bulto, no así.

    Un besote,

    Ruth

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu opinión sobre la serie, Ruth. Muchos estáis coincidiendo en los mismos puntos acerca de la romantización del suicidio y también en que no ahonda mucho en los factores que llevaron a Hannah ahí (depresión, ansiedad, etc.). En ese caso sería una pena porque en verdad le estaría haciendo un flaco favor a lo que defendían en un principio.

      Saludos :D

      Eliminar
  3. No he visto la serie, por lo que no puedo opinar. No obstante, respecto a las recomendaciones de la OMS, discrepo en gran parte sobre su aplicación a un libro de ficción (aunque sí estoy de acuerdo en lo referente a los medios de comunicación). Hay que tener en cuenta que como dices, un libro no tiene la misma repercusión que una serie. De hecho, esta controversia se ha generado por la serie de Netflix, no por el libro (creo). Al fin y al cabo, si bien no hay que descartar una posible influencia, no hay que olvidar que la lectura deja mucho más a la imaginación del lector y que en casos de depresión grave, es una actividad que requiere un mayor esfuerzo que la televisión (y es en gran parte inaccesible al enfermo).

    Dicho de otra forma, a no ser que seas un best seller de novela juvenil, no estoy muy seguro de que sea un tema que haya que cuidar más allá de la coherencia de la historia. Si tu personaje tiene tendencias suicidas, quitárselas o dotarle de un marco de acción que en realidad no habías contemplado al inicio, es poco razonable.

    No hay que olvidar que el suicidio es el último paso para una persona que está ya al límite (o que piensa que lo está, que a todos los efectos es lo mismo), por lo que cualquier estímulo en esa dirección es susceptible de desencadenar el intento: una película, una serie, una canción, un libro, etc., lo que no significa para nada que ese estímulo pueda asociarse como causa del suicidio. En otras palabras, una persona que jamás ha pensado en el suicidio es muy poco probable (por dejar un resquicio de duda) que tras ver una serie o leer un libro decida quitarse la vida.

    Perdón por el ladrillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Manuel. Muy interesante tu ladrillo ;P

      Creo que todos los puntos que recomienda la OMS, en cuanto a la ficción, son discutibles, pero el segundo, no tanto. En mi opinión, sería faltar al rigor, como si dijera que X personaje es capaz de atravesar una hoguera porque el fuego no quema tanto. Creo que para escribir sobre ciertos temas hay que mostrarlas cómo son, que no vale la suspensión de la incredulidad, y el suicidio siempre es una suma compleja de varios factores.

      Y en lo demás estamos totalmente de acuerdo.

      Muchas gracias por comentar. Saludos :)

      Eliminar
    2. No sé qué decirte. Desde un punto de vista de los medios de comunicación, es evidente que debe presentarse como una suma de elementos complejos. Y sí, en general es así, lo que no implica que siempre lo sea ni en la ficción ni en la realidad. Las circunstancias que a una persona le pueden inducir al suicidio son múltiples y variadas, y dependen no sólo de sus circunstancias vitales sino  también de su personalidad, historia vital, deseos, etc., lo que no significa que estos sean factores proclives al suicidio. Quiero decir que perder el trabajo, una ruptura de pareja,la muerte de un ser querido, la entrada en prisión o ser víctima de una estafa pueden ser, para determinadas personas, razón suficiente para cometaer suicidio, sin entrar en depresiones graves que no siempre tienen asociado un marco que las justifique. Dicho de otra forma, la importancia del contexto y la coherencia con la personalidad del personaje es realmente lo importante, más que la rigurosidad de que sea un acto que responda a un conjunto de circunstancias vitales adversas.

      Otro ladrillo...

      Eliminar
    3. Por lo que entiendo de tu mensaje, es más o menos lo que me refería con los factores: el carácter, el contexto, las vivencias pasadas, incluso la genética. Supongo que son esos pequeños detalles en los que hay que trabajar para que el suicidio parezca más "real" posible. De hecho, algunas críticas que leí del libro coincidían en que la acción de la protagonista al suicidarse parecía desproporcionada con lo que se mostraba en la historia. Pero es un tema muy complejo, supongo que depende mucho de la historia sí para que parezca más o menos creíble.

      Gracias por tus ladrillos ;)

      Eliminar
  4. Hola,

    Yo he visto la serie y todavía lo paso mal pensando en ella. Me quede animicamente muy tocada. Mi hermano también la vio y se quedo también muy afectado.
    En mi opinión Hannah estaba mal pero tenía algunos recursos que podían ayudarla a salir adelante. Ella tomo una decisión pero podía haber tomado otra. Se vio perdida y no encontró salida ninguna.
    Como persona que ha estado al borde del abismo decir que siempre hay una opción. Se puede pedir ayuda y es raro que nadie te escuche, siempre habrá alguien que te tienda una mano. Yo lo vi raro en la serie. Su amigo, el orientador, sus padres... ella podría haber sido más clara y ellos podrían haber indagado mal. Supongo a que es debido a que es una adolescente y pedir ayuda no es igual de fácil como lo pueda hacer un adulto.
    Una parte que me gusto mucho fue cuando se suicido. Lo hizo sin más. En todas las películas y series se le da mucha importancia a este hecho pero en mi opinión todo lo que viene antes es complicado, la opción más fácil es quitarse la vida, como muestra la serie.
    Lo dicho, a mi me dejo muy mal y sigo pensando en ella...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, MJ. Hay mucha gente que me comenta que les ha dejado un poco mal anímicamente y otros, que no es recomendable para algunas personas. Después de leer los comentarios y otras cosas que me dijeron por Twitter, veo que muchos tenéis puntos en común y las alegaciones de las asociaciones por la prevención del suicidio podrían venir también por todos esos errores que me comentan.

      Muchas gracias por pasarte y contar tu experiencia :)

      Eliminar

Mi blog, mi casa y mi única norma: no permito ninguna representación de odio ♥