Personajes LGBT y 20 tópicos sobre ellos que aburren

21.4.17 | 14 comentarios
tópicos de personajes LGBT

La sexualidad es parte de la identidad de un personaje y el tratar de definirla puede hacerte caer en ciertos tópicos y estereotipos que a veces pueden ser dañinos.

Ya escribí sobre cómo y por qué introducir personajes LGBT en tus novelas y lo erróneo de establecer un mundo cis-heterosexual en un universo de ficción como lo defecto.

Intenté hacer una pequeña guía para incluir más diversidad en las historias, porque los motivos para no incluir personajes queer suelen ser:

  1. No voy a incluir romances no heterosexuales: no es necesario que los incluyas para tener un personaje queer, ¿sabes?
  2. No tengo ni idea sobre cómo es una persona LGBT: pues tampoco son seres de Saturno, son personas y se construyen como otro personaje cualquiera.
  3. No quiero caer en un tópico dañino o meter la pata y que me caiga el imperio gay encima: bueno, el imperio gay no existe, pero este sí me parece un motivo más razonable por el que te dé miedo meter personajes LGBT en tus historias (por lo de caer en un tópico dañino, quiero decir).

imperio gay
Ya te gustaría que el imperio gay te cayera encima, cari...


No tengas miedo de meter la pata con tus personajes LGBT

El miedo de transmitir una idea dañina y equivocada que no tenías intención de escribir está presente cuando escribes sobre temas que pueden afectar a personas reales fuera de tu historia.

Algo así le pasó a la autora Becky Albertalli. Su novela trataba de un chico gay que se enfrentaba a salir del armario y en ella afirmaba que las chicas lo tenían más fácil porque el lesbianismo se apreciaba como algo seductor.

El personaje en sí puede pensar lo que le dé la gana y sus creencias pueden ser erróneas. El verdadero problema reside en que el escrito haga entender que es un pensamiento aceptable y cierto.

Imagina que escribes una novela histórica centrada en la esclavitud de la gente negra y en tu historia se transmite que era algo deseable y bueno. Sí, tírate de los pelos, acabas de escribir una mierda racista.

No es lo mismo escribir sobre el racismo que escribir cosas racistas.
Esto es lo que quieres evitar como escritor.


El lesbianismo no es más aceptable porque parezca atrayente como algo erótico, al revés, esto es algo muy negativo: lo invisibiliza porque no se puede entender como algo más allá del erotismo y solo se acepta como elemento para disfrute de terceros.

Por desgracia para la autora, se dio cuenta tarde de su metedura de pata y tuvo que lidiar con bastantes lectores enfadados. Lo peor: ella no quería reflejar esa idea en su novela.

La lectura previa de un sensitivity reader le hubiera advertido sobre este punto problemático.


El sensitivity reader es una nueva figura literaria que analiza tu escrito y te señala estereotipos, tópicos e ideas dañinas sobre ciertos colectivos y temas de especial sensibilidad. Logan R. Kyle lo explica muy bien en su blog.

Un sensitivity reader te va a asesorar sobre tu historia en referencia a los temas que controle, como si fuera un lector beta. En mi caso, tengo bastante conocimiento sobre feminismo y temas LGBT, así que mi ojo está entrenado para encontrar sexismo, misoginia o cualquier punto de machismo no intencionado ni justificado, lo mismo en cuanto LGBTfobia y cualquier tópico problemático relacionado.

Y por eso escribo esta clase de artículos.

Si defiendo que existan historias más inclusivas con personajes más diversos, pues creo conveniente indicar algunas pautas.

Así que vamos a hablar de…

Tópicos sobre personajes LGBT repetidos hasta la saciedad

Quiero que conozcas los siguientes tópicos para que pienses más allá de ellos, pues se repiten más de la cuenta.

El uso de estos tópicos, en principio, no es algo dañino, pero su uso reiterado le hace un flaco favor a la comunidad LGBT.

Allá vamos…

1 - Bury your gays: si alguien va a morir será el personaje queer

El pasado de este tópico es homofóbico. Nadie se atrevía a escribir o a contar una historia con personas homosexuales que terminara bien porque eso era inconcebible.

Y esa es la idea que reitera este cliché. No mola mucho, la verdad.

2 - Personajes LGBT por debajo de los 30 años

A ver, ¿cuántos personajes LGBT conoces que sean ancianos?

Y sin embargo, estas personas existen. No estaría mal incluir hombres y mujeres queer más maduros, no todos son jovenzuelos de buen ver.

pareja argentina
Norma Castillo y Ramona Arévalo, las primeras mujeres en casarse en Argentina (2011)


3 - El compañero de la protagonista es gay

Hay una extraña ley literaria que dicta que si una mujer y un hombre pasan algún tiempo juntos acabarán teniendo un romance, menos si el personaje masculino es gay, que entonces es imposible.

¿De verdad hace falta que un personaje masculino sea gay para escribir una amistad hombre-mujer? ¡Pregunto!

¿Y qué hay de una amistad entre hombres y que uno de ellos sea homosexual o bisexual?

4 - El gancho gay

Esto es muy del estilo del primer tópico, pero sin muertes de por medio (en algunos casos).

Trata de crear una trama o insinuar un posible romance homosexual, pero luego suceden dos cosas:

  1. Nunca termina de suceder por diferentes casualidades sospechosas.
  2. Acaba en ruptura o con un final trágico.

El objetivo es atraer a público queer ávido de este contenido, pero no darle más importancia a estos personajes o tramas. Encierra también un trasfondo de homofobia y miedo a mostrar aspectos positivos sobre personajes o relaciones no heterosexuales.

personajes lgbt xena
Xena y Gabrielle, ejem...


5 - Romances homosexuales que parecen más amistad que otra cosa

Hay un miedo latente a mostrar más erotismo de la cuenta entre dos hombres o dos mujeres que se suponen que son pareja.

La industria del porno puede tener bastante culpa en esto. Y también, mucha homofobia.

Las parejas heterosexuales follan hasta en los anuncios de perfume, pero ay del insensato que se atreva a mostrar eso mismo entre dos hombres o dos mujeres.

Este sí es un tópico a evitar, a no ser que en la historia no se pretenda mostrar en ningún tipo de pareja (ni siquiera en las heterosexuales). Por ejemplo, en las novelas juveniles no se suelen explorar temas sexuales.

Este tópico es muy habitual verlo en televisión y en el cine.

pareja gay sense8
Las parejas gais se hacen cariños como cualquier otra pareja y son muy cuquis (Lito y Hernando, Sense8)

6 - La bisexualidad como etapa de confusión

La bisexualiad no es una etapa de confusión, la bisexualidad existe. Hay personas que sienten atracción hacia hombres y mujeres.

Otra cosa muy distinta es un personaje que crea que es heterosexual, pero más tarde se da cuenta que en verdad le atraen las personas de su mismo género. Quizá tarde un tiempo en aceptar que el género opuesto no le atrae (eso es un tema de ideas interiorizadas por culpa de la heteronormatividad) y puede que se defina a sí mismo bisexual debido a esta confusión.

Decir que una persona bisexual está confundida y que tiene que decidirse es muy ofensivo y está MUY mal.

bisexualidad fakint it
Faking It era una serie juvenil que tenía serios problemas respecto a la bisexualidad

7 - El pseudotriángulo amoroso

De pronto el escritor no sabe muy bien cómo mover la trama romántica y se le ocurre la brillante idea de meter a un personaje queer de por medio. Y dices: ¡anda, que el protagonista es bisexual, que progresista todo!

Y bien, hasta que el drama ha concluido, el personaje queer desaparece y el protagonista parece olvidarse para siempre de que era bisexual.

Esto puede fomentar la idea de que una relación homosexual no puede ser plena y fructífera, que las relaciones homosexuales nunca acaban bien y que lo mejor es una relación heterosexual.

¡Homofobia a la vista!

Y si son dos mujeres, además se puede fomentar la idea machista de que una mujer solo puede tener una relación de verdad con un hombre.

¡Combo 2x1!

8 - El alivio cómico

Porque tener a una loca gritando y siendo una drama queen es muy gracioso. Es que los gais y sus formas amaneradas son muy graciosas...

gay alivio cómico
"¿Qué sinsentido de blancos fue eso?"

Yo creo que un personaje puede ser divertido, pero también, muchas otras cosas.

9 - El gay afeminado, la lesbiana machorra

A ver, que existen gais afeminados y lesbianas que lucen masculinas, sí; que representen la realidad, pues no.

Este es un estereotipo muy extendido. Es como si metieras un mexicano en tu novela y para dejar constancia de ello lo haces mariachi. ¿Verdad que todos los mexicanos no son mariachis?

La sexualidad de un personaje no implica que tenga que comportarse o vestirse de una forma concreta.

Aun así, no está mal que se muestren a hombres y mujeres fuera del rol de género que la sociedad espera de ellos.

10 - La súper lesbiana que es el terror de la nenas

Existe una versión gay que es como el macho ibérico gay.

En las historias lésbicas es extraño que no aparezca este tipo de personajes. Aparecen siempre.

personaje lésbico
personaje lésbico

Esto es como si tomas a un señor misógino, problemático y mujeriego y lo conviertes en mujer.

No hace falta caer en estos estereotipos si quieres hacer una lesbiana seductora que sea la «reina del mambo». Imaginación, amigo escritor.

11 - Mujeres transgénero con aspecto masculino

Seguimos para bingo de estereotipos.

Quieres dejar claro que tu personaje es transexual o transgénero y caes en un estereotipo que no le hace muchos favores al colectivo trans. Puedes hacer una mujer trans sin necesidad de remarcar ningún rasgo masculino en ella.

Esto es algo muy similar a los estereotipos de gay y lesbiana, que existen, pero no son la norma y puedes imaginar personajes trans muy diferentes.

personaje trans
Maxine, Wentworth: mujer trans interpretada por un hombre cis

personaje transexual
Nomi, Sense8: mujer trans interpretada por una mujer trans

12 - Personajes transgéneros e intersexuales reflejados como mujer

En serio, hay hombres trans e intersexuales.

No tengo nada más que añadir.

13 - Personajes de género no binario que solo existen en otras razas

Estos son temas que se exploran en la fantasía y ciencia ficción, porque de resto te puedes dar con un canto en los dientes si lo encuentras.

Eso sí, solo es posible en razas alienígenas o no humanas, y vamos a ver, eh.

Entiendo que el tema de género puede ser complejo de entender al principio, pero aquí somos escritores, tampoco hace falta explicarlo todo al mínimo detalle.

14 - El personaje que se convierte en gay

Por favor, esto está mal. No lo hagas.

Nadie se levanta una mañana y dice: «qué bonito cielo azul y qué gay me he vuelto de repente».

Se nace gay, bisexual, lesbiana o lo que sea. Pero quizá pasen años hasta que te das cuenta (gracias, mundo de heterosexualidad hasta en la sopa).

Después de esto existe una etapa de aceptación, porque hasta en el ambiente más tolerante se filtran ideas homófobas. Y ya luego es cuando «oye, que soy gay, pero no ha sido algo fortuito, lo era desde hace tiempo y te lo cuento ahora».

15 - El personaje LGBT solitario

«Es irreal meter a no-sé-cuántos personajes gais o bisexuales en mi novela, porque en la realidad no se ven tantas personas…» y blablabla.

No, lo irreal y cruel es que tu personaje queer no conozca y sea amigo de otro. A ver con quién va a hablar de sus cosas gais entonces…(?)

Claro, que si la historia es de un grupo de cinco exploradores que van a un planeta desierto, es más comprensible que solo haya un personaje no heterosexual.

16 - El personaje secundario LGBT

¿Es tan difícil que tu personaje principal sea LGBT?

Pues yo quiero más protagonistas queer y no solo en novelas románticas. Leñe.

personaje bisexual
Clarke Griffin, The 100: protagonista y bisexual

Lo que lleva a…

17 - Solo soy LGBT por el romance

«Es que esto no es una novela romántica y tampoco voy a desarrollar ningún romance».

Ah, vaya, no sabía que el fin de ser queer era enamorarse y amar a otro.

Pero que igual las personas LGBT pueden ser más cosas, no sé, quizá soldados, ingenieros, médicos, policías, astronautas, bailadores de flamenco… ¡dragones homosexuales!

18 - El villano gay

Piensa en un personaje de tu infancia afeminado que fuera villano. Seguro que alguno te sale.

villano gay

La sociedad encasilla a un hombre de homosexual si no aparenta masculinidad y al final, en este caso, se asocia la homosexualidad con la idea de maldad.

Como en otros casos, el hecho de repetir tanto este tópico lleva a un punto donde de verdad parece que estás diciendo que la homosexualidad es algo maligno y negativo.

19 - La lesbiana acomplejada que odia a los hombres

Se supone que algunas lesbianas sufren una extraña envidia hacia los hombres. Los ven como una competencia y sienten gran envidia porque ellas no son hombres como ellos y no poseen su posición privilegiada ni su pene.

O una paja mental así.

Lo más parecido que puede existir a esto está más relacionado con el machismo que con el hecho de ser lesbiana.

En primer lugar, el rechazo a los roles de género que la sociedad te adjudica por ser mujer; y en segundo lugar, sí, envidia por la posición privilegiada que la sociedad le otorga a un varón, el pene aquí no pinta nada (nota: las lesbianas tienen una vida sexual plena sin necesidad de penes; nota 2: hay lesbianas con pene).

Estos dos elementos juegan un papel fundamental en donde la mujer lesbiana se ve doblemente castigada por no ser como una mujer debe ser (o como se espera que sea).

20 - La tragedia de ser LGBT

La homofobia es una putada y hay muchos países donde el ser homosexual te llevará a la cárcel (o a destinos peores).

Pero no tienes que pensar en una persona LGBT como una persona desgraciada que va a sufrir y no será feliz.

Si no crees que sea posible un personaje LGBT más allá de la tragedia y el sufrimiento, tienes un concepto muy pesimista del asunto. Además:

  1. Puedes estar reiterando, de nuevo, la idea homófoba de que las personas LGBT están privadas de felicidad por no ser "normales como los demás".
  2. Ya hay muchas historias que cuentan el drama de ser queer. No es tan original como crees.
  3. Hablamos de ficción, un poquito de variedad e imaginación. Gracias.



Creéme, podría haber hecho la lista mucho más larga. Por ejemplo: ¿dónde están los personajes asexuales?

Te dejo los comentarios para que me cuentes qué otros tópicos y estereotipos se te ocurren.

Y además: ¿cuántos de estos tópicos te has encontrado en historias con personajes LGBT?, ¿has perpetuado alguno de estos tópicos en tus historias?

Te recomiendo...

14 comentarios

  1. Genial entrada, estoy de acuerdo en todo. Yo reconozco que me daba cierto reparo escribir sobre personajes gays por el tercer punto que mencionas al principio, meter la pata y ofender a alguien, pero con el tiempo he ido afinando el ojo y la pluma y ahora me doy cuenta de que, si tú lo tienes claro, es muy difícil soltar una barbaridad homófoba, enseguida te das cuenta.

    La única novela que tengo publicada, una comedia romántica, tiene de protagonista a una pareja gay. Su sexualidad es lo de menos, lo que define la historia es el humor y los malentendidos, y la gran mayoría de la gente me ha dicho que lo que más les ha gustado es lo que tú mencionas, que se aleja de los clichés. Curiosamente, los que más la han criticado han sido varios hombres gays de mi círculo, porque me dicen que no es creíble que sean una pareja estable monógama: si llevan tanto tiempo juntos, es que son pareja abierta, nada de feliz matrimonio suburbano con jardín y perro. Que el mundo gay (masculino) se parece más a "Queer as Folk" que a "Will and Grace", vamos.

    Supongo que ese es el riesgo de contar una historia sobre gente que no son tu copia exacta (qué gracia tendría entonces), siempre existe el peligro de no ser un reflejo fiel. Pero creo que es muy importante, por más que podamos meter la pata a veces en ese sentido, incluir personajes que se salgan de la heteronormatividad, como tú dices. Solo así nos libraremos de los estigmas.

    (Perdón por la chapa.)

    Ruth

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ruth.

      Me ha encantado tu comentario-chapa jajaja. Sobre lo que me comentas de tus amigos gais, en la vida real es un estereotipo sobre las personas homosexuales porque viven de una forma más liberal el sexo (a veces se usa como algo negativo, ya sabemos), pero en la ficción, curiosamente, lo que se suele ver es lo contrario. Al final, como estereotipo, no tiene por qué cumplirse así y hay muchos tipos de parejas y de formas de vivir el amor (o el no amor).

      Muchas gracias por pasarte :)

      Saludos

      Eliminar
  2. Madre mía, estoy SÚPER de acuerdo contigo, de verdad. No sabes a cuántos niveles.
    ¿Lo de dragones gayses es por mí? xDDD
    Nah, es broma.
    En serio, un post chulísimo que voy a difundir hasta que se aburran de él (que no va a pasar nunca porque es genial).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rafa. Me alegra que te gustaran los dragones homosexuales je je

      Eliminar
  3. Hay algunos puntos en los que me acerco peligrosamente con alguno de los personajes de "La vara de serbal", aunque creo que no llego a tocarlos. Admito lo de los LGTB secundarios, sin embargo conforme avanza el libro cobran más relevancia. Y bueno, lo del villano Gay, (alrededor de 50 años tiene, por cierto) pero su antagonicidad no es consecuencia de lo que le gusta en la cama. Hay un personaje que se que es asexual, pero salvo hacer que no muestre interés sexual por nadie, no he podido hacer mas para mostrarlo sin que quedase en plan pegote.

    Luego la gente puede opinar que he metido personajes LGTB por "agenda gay" o algo así ya sea por que "no lo parecen, seguro que lo ha decidido en el ultimo momento" o porque el hecho de que lo sean no tiene demasiada importancia en la trama... Lo cierto es que algo más de importancia si que han tenido durante la escritura en plan: "si relaciono a tales personajes aparentemente inconexos se abre una posibilidad que no había visto antes y mediante la cual puedo avanzar" La otra opción era cambiar de sexo a alguno de ellos, pero decidí dejarlo tal cual.

    Por cierto, si ha picado la curiosidad el domingo, Día del Libro, lo tendré para descargar gratis desde Amazon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como digo en el post, caer en estos tópicos no es, por lo general, malo. Si se está buscando algo nuevo que no se ha visto antes, pues quizá sí es malo porque no estás innovando nada. Lo que más quería era señalar los temas que se suelen repetir con frecuencia y que esto fuera una lista de referencia. Y respecto a lo que opine la gente, siempre que se salga de lo "habitual", habrá gente que opinará en contra o que no está de acuerdo, etc. No hay que hacerles mucho caso. ¿Quién dice que no puedes escribir una historia donde todos tus personajes sean gais o LGBT? No es ni irreal y tampoco incorrecto.

      Muchas gracias por pasarte y dejar tu opinión. Saludos :)

      Eliminar
  4. Bueno como escritora si veo tras leer que en lo que estoy escribiendo cumplo algunos puntos pero en mi caso lo que estoy escribiendo lo requiere. Es decir, mis personajes cumplen el estereotipo de ser jóvenes. Pero en mi caso casi todos los personajes lo son(jóvenes), en un futuro me gustaría hacer algo con personajes mayores (más allá de relatos cortos, me refiero a algo en plan novela, pero aún no) en novela suelo meter personajes jóvenes. Y también caigo en escribir romance últimamente (aunque en ocasiones combinado con otras cosas ��)
    Es verdad que me da un poco de cosa de ser juzgada, porque hace poco leía una persona indignada con un libro que desconozco, pero se indignó de que gente hetero escribíesemos personajes lgbt. Entonces pues la cosilla está ahí de que se me juzgue por ser hetero, aunque eso no me va a quitar escribir personajes lgbt, donde habrá gente buena y gente mala, porque es algo que hay en la vida real, la gente es buena o mala independientemente de su sexualidad.

    Sobre lo que hablas de los finales, estoy agotada de ver películas que acaban mal y sus protas son gay. O se van con la novia, o muere uno, o lo que sea, pero sin final feliz, y me joroba mucho.
    Es verdad que he pensado en un de las historias que escribe que qué coincidencia que ambos sean gays y(no quiero spoilear) pero eso sería en la primera parte de la historia porque mi intención es una saga(aunque también me doy cuenta que conforme avanza la saga la única persona de la historia que va a ser hetero soy yo ������������ (no, si hay personajes hetero, pero cada vez hay más gays en la historia aunque parezca que no), y lo que quiero decir es que no quiero que parezca l principio que que coincidencia que solo sean los protas, pero al mismo tiempo lo hago conscientemente, solo espero no decepcionar a los lectores si alguna vez publico.

    Pues qué quieres que te diga, cuando busco algo que ver o leer lgtb me encuentro demasiado sexo, quiero decir es como si la gente que escribiera lgbt (me pasa sobre todo en libros) pensasen que la gente lgbt se la pasa únicamente teniendo sexo salvaje. En series Queer as Fokk es la única que veo que no es como las tópicas (en referente televisión a lo que dices l miedo más allá del romance sin sexo)
    En las novelas juveniles también hay sexo en realidad, aunque cuando hay una saga lo que suelen hacer es que los personajes lo hagan cuando está más avanzada la saga.

    Bueno solo decir que me ha encantado tu artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Karen. Un comentario muy completo, voy a intentar responderlo por partes porque hay cosillas interesantes.

      En primer lugar, tal como digo en el artículo, cumplir algún punto no quiere decir que sea malo, hay historias buenísimo con muchos clichés, lo importante es cómo se construya.

      En segundo lugar, hay que saber no escuchar a las críticas sin fundamento como la de "no puedes escribir personajes LGBT porque eres hetero". Por esa regla, los escritores no podríamos escribir de casi nada. Imagina, yo siendo mujer no podría escribir personajes masculinos, o un escritor de ciencia ficción no podría escribir sobre viajes espaciales porque nunca los ha hecho. Así que no te preocupes. La mayoría de gente LGBT estará súper agradecida de que escribas sobre personajes LGBT.

      Tampoco te preocupes si todos tus personajes resultan ser LGBT, ¿y qué? Los personajes en los que centres la historia no serán toda la población, solo una porción, y es totalmente lógico y razonable que puedan ser todos LGBT. Si escribiera una novela con mi grupo de amigos como protagonistas, casi todos serían LGBT jajaja.

      Y respecto al sexo que comentas, es cierto lo que dices, pero solo sucede cuando la temática es específicamente LGBT, cuando te sales de ahí es más difícil encontrarlo. De hecho, en el género LGBT es como un requisito que se trate el tema del sexo, sino la historia parece coja. Pero el artículo está más enfocado fuera del género, pues el género LGBT es consumido por la gente LGBT y yo quería centrarme al consumo de ficción general. Y, bueno, ya no hacen series como Queer as Folk para televisión. Recuerdo también The L Word o Lipservice, más series LGBT emitidas en televisión. Últimamente parece que vamos en retroceso :P

      Muchas gracias por pasarte y comentar. Un saludo :D

      Eliminar
  5. ¡Buenas!

    Muy buen artículo. En casi todos los libros he encontrado una u otra cosa y es para poner los ojos en blanco. En particular el número 20, no porque deba desaparecer, sino porque ya es hora de que se trate algo más aparte de la tragedia de vivir en un mundo homófobo y un largo etc. Creo que lo único que me chirría un poco es decir "hombre" o "mujer" intersexual, por temas de género y demás, pero tampoco soy experta así que solo lo señalo por encima.

    Respecto a las muertes de personajes LGTB, tengo un conflicto importante porque, claro, el problema es cuando solo mueren ellos. Pero también a veces son algo más que el gay o la lesbiana y mueren por temas de historia y se achaca esta persecución al motivo de la muerte. Es un tema delicado pero bastante frustrante. No tengo problema con que los personajes mueran, no quiero que nada les salve (igual que es horrible ver el topicazo de "es extranjero así que muere" de las películas estadounidenses) pero la persecución está tan, tan asumida que ya parece que siempre se haga por lo mismo. Supongo que ahí es donde reside el talento del autor para que se vea si lo hace bien y si se presenta una catarsis de verdad.

    En cualquier caso, ¡buen artículo y gracias por compartirlo!

    Atte. Rika~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rika. Es posible que lo de hombre o mujer intersexual no sea del todo correcto, tampoco estaba muy segura de cómo expresarlo. Si alguien cree que está mal, lo corregiré, pero me refería a la apariencia física que interpreta la gente externa más que a la identidad de la propia persona. Lo de las muertes de los personajes LGBT es cierto lo que dices, pero al fin y al cabo es un cliché que se repite mucho y que se ve agravado por la baja representación, de esta forma parece que sucede más veces de la necesaria. Algo que sí he visto es que muchas muertes (sobre todo las últimas polémicas en TV) se hacen buscando el drama y esa es toda la justificación que dan, eso sí que no me parece muy bien.

      Muchas gracias por pasarte y comentar. Saludos :)

      Eliminar
  6. Con todo los respetos, y a diferencia del resto de los aplaudidores, este artículo en un decálogo de chorradas, medias verdades y falacias absolutas.
    Sólo dos apuntes: el imperio gay sí existe y da miedo.
    Segundo: no está demostrado que la gente nazca gay, bisexual u heterosexual. De lo contrario, los homosexuales nacidos gemelos lo serían los dos en todos los casos, y eso no sucede.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te cito: "chorradas, medias verdades y falacias absolutas".

      Saludos ;)

      Eliminar
  7. Hola, Jennifer. Vaya entrada completita. Ha sido un placer leerla y tomar nota, igual que con la anterior en la que trataste este tema. A mí lo que me pasa después de leer sobre estos tópicos a evitar, es que me da más miedo todavía enfrentarme a la creación de estos personajes. Me parece demasiado fácil meter la pata y caer en alguno de esos tópicos que, ahora me doy cuenta, resultan hasta irritantes.
    Es problemático en muchos sentidos. Me explico; en algunos casos al reto de no caer en estos tópicos se suman otros diferentes. Por ejemplo, muchas veces el personaje más carismático o el que más atrae al lector no es el protagonista sino un secundario (me vienen a la cabeza el personaje de Auri de Patrick Rothfuss o el de Fermín Romero de Torres de Carlos Ruíz Zafón). A veces creamos un personaje secundario del que nos sentimos especialmente orgullosas y que, oye, ¿por qué no?, resulta que es gay o lesbiana o trans. Entonces nos planteamos la posibilidad de darle más protagonismo porque, es cierto, ya hay demasiados protagonistas blancos heteros cis. El problema es que a veces un buen secundario es terrible como protagonista (me remito a los mismos ejemplos de Auri o Fermín Romero). ¿Qué hacer entonces? Para mí es complicado decidir. Prefiero un buen personaje secundario que un protagonista cargante.
    Gracias por tu entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la mayoría son solo tópicos y tampoco pasa gran cosa si se cae en ellos. Lo bueno es darnos cuenta de que son tópicos y que en vez de repetirlos, podemos pensar en otra cosa si queremos. Esta es la reflexión que quería provocar con este artículo.

      Gracias por pasarte por aquí y dejarme tus impresiones ˆˆ

      Eliminar

Mi blog, mi casa y mi única norma: no permito ninguna representación de odio ♥