Personajes LGBT que convierten tu libro en un panfleto

5.9.17 | 10 comentarios
personajes LGBT en tu libro

Al parecer, si se te ocurre la brillante idea de introducir un personaje LGBT en tu novela, tu libro pasa automáticamente a convertirse en un panfleto político. AJÁ.

¿Qué dices, loca? Lo único que quiero es que Manolo y Juan se coman los morros de una vez porque tienen una tensión quE NO PUEDO CON LA VIDA ─Tú, posiblemente, frente a tu novela por terminar.

Eso del panfleto bien podría ser solo un comentario de esos de gente que le molesta que otra gente escriba sobre otras cosas que no tienen que ver con señores blancos y heterosexuales. Comentarios que recomiendo ignorar encarecidamente, por cierto.

Esa gente, posiblemente, cuando lean que Juan y Manolo se comen los morros en tu novela por terminar.

Pero es que estas palabras ya las he oído las suficientes veces, hasta en boca de autores bastante relevantes en el panorama nacional… ejem de fantasía.

(Tema del que ya hablé con mis suscriptores y que no tocaré ahora… así que si quieres salseos, te suscribes como el resto de mortales).


Vamos, que por alguna razón, mis artículos sobre personajes LGBT y tópicos LGBT han estado rulando por foros y otras comunidades variopintas (cosa que me alegra, eh) y ahí he leído también eso de ser político y de panfletos y demás vainas.

Así que te voy a hablar de los panfletos…

¿Qué narices es un panfleto?

Rebuscando entre la Wikipedia, la RAE y algún que otro diccionario online, un panfleto viene siendo un papelito escrito con carácter agresivo que busca denigrar, difamar, condenar o agredir a alguien y normalmente tiene fines políticos.


Ok, creo que entiendo a que viene esta referencia, o por lo menos es lo que entiendo de las personas que hacen semejantes afirmaciones sobre el tema, y es que al parecer esta clase de elementos (personajes LGBT) en un libro no es lo habitual. No es lo que puedes encontrarte en la mayoría de libros, vaya.

Parece que cualquier elemento que perturbe ese valor por defecto es querer dar un discurso ideológico, es querer llevar la ficción a un terreno político, es seguir a una especie de poder que quiere tomar el control de la sociedad.

O sea, a ver si me queda claro, ¿esto quiere decir que un personaje LGBT en mi novela convierte mi libro en un escrito con carácter agresivo que busca… mmm… condenar, supongo, la sociedad actual o algo por el estilo?

Sep, lo confieso, ¡te quiero lavar el cerebroooooo!

Ahora en serio...

¿Estamos conscientes de que las personas LGBT existen? 


No son un invento, no las trajeron los marcianitos de los cielos, no es una nueva moda entre los adolescentes que te quieren meter por los ojos… ¡Existen! ¡HOLA!

Pero, vamos, que si sientes que tu mundo se ve amenazado por personajes LGBT en una novela, considerando que las personas LGBT existen de verdad y tal, entonces es que deberías revisar los cimientos que sostienen ese "mundo" tuyo.

LIKE por el chiste... Oh, espera... no estamos en Youtube.

Nada de panfletos del demonio

Escribir personajes LGBT es escribir sobre personas. Aquí no hay ningún movimiento político ni nada por el estilo. Simplemente las ganas de contar una historia.

Eso sí, como no suele ser lo mayoritario, sí puede tener un efecto político, si lo quieres ver así: mostrar otras realidades que no tienen tanta voz y, por lo tanto, hacerlo visible a más gente.

¿Y eso convierte un libro en algo malo a lo que temer?

Pues no, me parece. Vamos, cualquier historia tiene su propia ideología, por muy simple y tonta que parezca. Es algo inevitable.

Al igual que si escribes un personaje femenino no tienes que hablar sobre el feminismo en tu novela, al incluir un personaje LGBT no tienes que tratar la homofobia, teorías de género, etc. Tampoco implica que tengas que meter un romance. No tienes que darle más repercusión de la que le darías a un personaje que es rubio en vez de moreno.

Estamos hablando de características de personajes, no de ideologías. No hace falta que ondees la bandera arcoiris y escribas un discurso sobre los derechos LGBT.

Nótese que casi todo lo dicho puede servir para personajes racializados también.

Y si no quieres meter personajes LGBT en tus novelas, pues está bien. Ahora, déjame a mí escribir lo que me dé la gana y, de paso, ofrecer todo lo que pueda a aquellas personas que también quieran escribirlos y que necesiten un poco de ayuda.


Créeme, hay mucha gente que no escribe personajes LGBT porque tiene muchas dudas y no quiere cagarla.

Mira este comentario que me escribió Miranda, por ejemplo:


Y así, también me llegan mensajes privados o emails consultándome algunas dudas.

¡Escribe personajes LGBT!

Si quieres, claro, no vaya a parecer que estoy escribiendo esto para contentar en secreto al Imperio Gay y obligar a los escritores a establecer una cuota obligatoria de personajes.

«El imperio Gay existe y da miedo». —Anónimo, 2017

Por mi blog tienes material para empezar.

¿Que para qué escribir estos personajes? Pues, ¿y por qué no?

Y tú, ¿también escribes panfletos... digo, personajes LGBT?

PD: para nada he estado viendo Wynonna Earp el fin de semana... ejem.

Te recomiendo...

10 comentarios

  1. Hola! Me ha encantado tu artículo. La verdad es que no me cabe en la cabeza que haya gente que le parezca que meter personajes LGBT en una novela la convierte automáticamente en un panfleto... Me gustaría pensar que este tipo de mentalidades está quedando obsoletas y tienden a desaparecer. Ser LGBT no es formar parte de ninguna ideología. Es algo normal y natural y humano y como tal hay que tratarlo. Tenemos que hacer mucho trabajo de visibilización como escritores, escribir más y mejor sobre personajes LGBT. Para mí es una responsabilidad muy grande.

    Un abrazo, Jen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Espero que esas mentas obsoletas sean cada vez menos y no tengamos que hablar de estos temas.

      Cuídate :)

      Eliminar
  2. Un argumento "jugoso": el imperio gay en las sombras que se lanza a conquistar el mundo; añádele "judeomasónico" o "iluminati" y venderías los derechos para una trilogía de cine yanqui pero superya.

    Hablando en serio, en el momento en el que se da cierta visibilidad a cualquier colectivo que se sale de los estrechos márgenes de la sociedad ""normal"" (nótense las dobles comillas) ésta salta acusando de cualquier cosa al autor de la obra en cuestión. De hecho, lo de invalidar cualquier protesta clara (y no que aparezca alguien en la obra sin más pretensiones de que salga y haga lo que tiene que hacer según su papel en la trama) a nivel social tachándola de politizada (ahí entra el tema panfletario) es un recurso cada vez más frecuente. Y digo yo, ¿acaso no se puede protestar de manera política, social o de la forma que sea contra algo que perjudica a una parte de la sociedad? Como bien dices, estas "realidades incómodas" en vez de suscitar estas reacciones de autodefensa deberían hacer reflexionar acerca de por qué pican tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. Además, si te apetece convertir tu novela en la defensa de los derechos de X, tampoco lo veo mal. No sería el primer libro reivindicativo. Supongo que el problema es el picor al que te refieres y a la poca autocrítica que algunos poseen.

      ¡Gracias por pasarte! Saludos :)

      Eliminar
  3. Hola.

    Yo nunca he entendido por qué la gente se lleva las manos a la cabeza porque alguien escribe algo "político". Yo creo que confunden política con partidismos y luchas sociales, todo a la vez. Porque todo es político, especialmente el arte, especialmente la literatura. Escribir solo de hombres blancos es hacer un statement político. Cagar es político. Escribir solo de parejas hetero es político. Y escribir una novela dónde nadie es hetero también. Claro que los Señores™ y otros especímenes en la historia sólo ven político lo que tiene que ver con luchas sociales.

    Insisto en que la educación cívica está muy mal en todo el mundo para que no se entienda ese asunto XDD Fuera de eso, concuerdo contigo en esta entrada.

    Andrea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con lo que dices y es muy desconcertante que utilicen ciertos argumentos para tratar de desacreditar toda clase de contenidos porque sacan a relucir su homofobia, racismo, misoginia, etc. En el fondo, creo que ese es el problema que tienen, y la autocrítica es incómoda, pero ojalá la empezaran a usar.

      ¡Gracias por pasarte, Andrea! Un saludo :)

      Eliminar
  4. ¡PANFLETARIA! Vengo aquí en nombre del Imperio Gay a reñirte. ¿Qué es esto de divulgar nuestros secretos y nuestra existencia? ¿Vas a decir también que abrazamos a heteros para poder pasarles hormonas homosexuales? Si publicas eso tendremos un problema de verdad...

    Oh, wait... :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, qué risa XD

      Por lo que dices, mi madre tuvo que entrar por equivocación en un bar gay cuando estaba embarazada de mí :__

      Gracias por pasarte, Rafa. ¡Cuídate! ^^

      Eliminar
  5. La verdad es que me encantan escribir personajes LGBT, es más, ya me ha pasado en más de una ocasión que algunos personajes que supuestamente eran heteros, no lo eran. Aclaro: Soy escritora de brújula, a veces los personajes me guían, aquí me alegro, porque no quiero liarles con alguien que no les guste, solo porque haya gente que quiera leer solo personajes heteros.
    No considero que escribir personajes LGBT sea panfletario, es como si quienes dijeran eso les dieran más importancia a lo que se vea que a lo que sientan sus personajes. Creo que demasiado es ya que la gente juzgue lo que le guste o no a cada persona como para que lo hagan con personajes también.
    Nunca he pensado en mis personajes como panfletarios, a pesar de que suele haber algunos personajes lgbtifobos, sigo sin considerarlos panfletarios, por desgracia también representan a una parte de la sociedad.
    Lo que no implica que siempre que haya un personaje lgbt tenga que haber un antagonista lgbtifobo,ni tampoco una historia de romance. Al igual que pasa con los personajes cis hetero, no tiene porqué haber una historia de romance para existir, en personajes lgbt pasa igual.
    Y en serio, me indigna lo de panfletarios, es como si dijeran que mis personajes sirven solo para eso, que su vida en la historia no sirve de nada, como si fueran personajes planos sin más vida, ¡y no!

    Y tampoco entiendo realmente que a la gente les cueste hacer personajes lgbt... O que digan eso de se hizo gay.. ��
    Mucho prejuicio aun

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Karen. Ojalá muchos más escritores se dieran cuenta de lo que dices, y bueno, también otras personas que no son escritores pero que lanzan esas afirmaciones sobre panfletos. Muchas gracias por tus palabras.

      Saludos ^^

      Eliminar

Mi blog, mi casa y mi única norma: no permito ninguna representación de odio ♥