Cómo matar a Ray

Volver a mis historias
Julia era menuda y tan pálida como Ray Williams. Llevaba los mismos ojos grises también; ojos de tormenta, como le decía su abuela. El pelo, aunque negro, no era liso como el de Ray, caía en ondas alborotadas, y mucho más alborotada era la risa estridente que Ray temía olvidar con el tiempo. Lejos de esos detalles físicos, no había demasiadas similitudes entre ellas, y la mayor diferencia era la peor de todas: Ray estaba viva y Julia muerta. Más o menos.

Karim Tesmer odiaba la muerte y no de la misma forma en la que lo hacía cualquier ser vivo consciente de su propia existencia y, sobre todo, de su inevitable final. Porque la muerte que conocía Karim no era la misma muerte de la que hablaban las demás personas.

Manal El-Rachidi huyó de un dios. Cruzó el mar hasta otro continente y renunció a todo con la esperanza de vivir bajo sus propios términos. Sin embargo, los caminos de Dios son inescrutables (o este tiene un sentido del humor peculiar). Manal El-Rachidi encontró a unos dioses muy reales, que además eran unos cabrones de mucho cuidado.


Volver a mis historias
RESUMEN

«Bajo la tierra hay voces que susurran tu nombre. Te apareces en mis sueños y quieres darme tu alma, pero la perdiste hace tiempo».

NOTAS
Advertencia de contenido: violencia explícita, asesinatos, suicidio (se nombra), ansiedad
Etiquetas: fantasía oscura
Audiencias: M (+16)
Ray Williams de Cómo matar a Ray

Ray Williams

Es un activo de vital importancia. Mantiene una relación secreta con el famoso millonario Mario Heredia. Conviene vigilarlo, esa relación puede resultar peligrosa.
Karim Tesmer de Cómo matar a Ray

Karim Tesmer

Su presencia en Occidente no puede ser casual y desde que ha llegado a la ciudad no ha parado de hacer preguntas. Está claro que es necesario atarla en corto y mantenerla bajo vigilancia. Máxima discreción y cuidado, mantiene contacto con Aela Keogh.
Manal El-Rachidi de Cómo matar a Ray

Manal El-Rachidi

Este informe ha sido vetado. Por favor, no trate de acceder a él bajo ningún concepto. Por orden del Sumo Círculo esta información se ha restringido a una camarilla específica. Cualquier intento de vulnerabilidad de la privacidad será castigado de acuerdo a la Tradición. El solo hecho de que esté leyendo este texto se considerará una ofensa.