20 monstruos que atormentan a los escritores

28.10.16 | 4 comentarios

Seguro que no te lo tengo que recordar porque estarás hasta el moño del Halloween ese y sabes que el 31 de octubre es la fiesta del terror, los monstruos y los muertos.

Y fíjate, los escritores saben de monstruos un poco y los sufren más de lo que parece.

En el artículo de hoy vengo a tratar este tema de los monstruos, a modo conmemorativo por la fiesta de Halloween, pero lo contaré de una forma muy especial…

20 monstruos que atormentan a los escritores, presentados en microrrelatos

1 - La página en blanco

La barrita negra parpadea frente a tus ojos. Ni una sola letra y los segundos siguen corriendo. De pronto, sientes el aliento gélido de La página en blanco tras tu nuca. Vas a morir…


2 - Las redes sociales

En tu ventana se ha posado un pájaro y te quedas mirando hacia él porque nunca has visto un pájaro azul. Ay, pero este pájaro habla y dice cosas de lo más graciosas, así que te quedas un rato charlando con él. Mientras, en las sombras, La procrastinación va extendiendo sus tentáculos y se enredan alrededor de tu cuello. Pronto, se apretarán contra tu piel y… ¡muerto!

3 - Bloqueo creativo

Frente al ordenador te hallas, ¡oh, pobre escritor! Ni una sola frase que valga la pena ha salido de tus manos. El demonio Bloqueo creativo te visitó la otra noche y se alimentó de tu cabeza. Toc, toc, sí, la tienes vacía. Mejor ve a dar un paseo, quizá en esta ocasión no mueras.

4 - No saber escribir

La gramática te mira con una sonrisa torcida en sus labios, burlándose de ti. La coherencia te da un golpe seco en la cabeza con un bate de madera. Nada tiene sentido. Te desmayas.

5 - No tener idea de cosas

Un libro gigante sobre mitología y cultura nórdica cae sobre ti mientras lamentas haber deseado escribir una historia fantástica sobre vikingos. Tienes altas probabilidades de morir aplastado.

6 - Demasiada creatividad

Empieza como un ardor sobre tus sienes, luego se convierte en una presión más molesta a lo largo de tu cabeza, y cuando te quieres dar cuenta, tienes un montón de repugnantes insectos, ideas, saliendo por tus oídos, boca y por cada uno de los orificios de tu cuerpo, sin ningún control. Sí, es posible que mueras.


7 - Ponerle nombres a los personajes

Aquí casi te mueres, pero no, porque un generador online de nombres consigue agarrar tu mano en el último segundo y te salvas cual cliché barato.

8 - Corregir

Crees que has ganado al poner el punto final, pero cuando tus ojos revolotean por las letras que has escrito… ¡siempre hay algo mal! Debe haber un duende malvado detrás de todo este asunto. Lo más seguro es que te mueras de aburrimiento y de frustración.

9 - La primera vez

Depende de la situación, puede que creas que va a doler o descubras que al final no es para tanto. Pero si lo haces una vez, seguro que repetirás. Se vuelve adictivo ese cosquilleo por tu cuerpo al pulsar sobre el botón de publicar.

10 - Nadie me lee

Parece que te han metido en una caja y nadie puede verte. Quizá si dejaras de destrozarte los nudillos contra las paredes que te encierran y abrieras la tapa para salir… Si nadie viene a salvarte, mejor trata de salvarte tú.

11 - Las fechas de entrega

Las fechas de entrega son paredes de una habitación que se van moviendo poco a poco y si no escribes las suficientes palabras, acabarán por aplastarte. Terminarás siendo un puré de carne y huesos. Bye, para el otro barrio que te vas.

12 - Plagios

Estarás tomando una ducha caliente. Sentirás tus músculos tan relajados y te sentirás tan bien que no verás la sombra que asoma al otro lado y… ¡zas! Puñalada trapera que te llevas.


13 - Otros escritores

Y piensas que te matarán, y es posible que lo hagan. O quizá te maten esas ideas paranoicas y obsesivas que tienes con ellos.

14 - El marketing y sus amiguetes

Nadie te dijo que vendrían, pero ahí están, en la puerta de tu casa. Lo primero que hacen al verte es darte una hostia en toda la cara. Y mientras estás en el suelo, con tu mejilla dolorida, escuchas la risa siniestra de SEO a lo lejos.

15 - Los gatos

Te miran con sus ojillos y vienen hacia a ti con tanta adorabilidad que te resulta imposible que quepa tanta en ese cuerpecito espachurrable. Estás perdido, pero todavía no lo sabes. Lo empiezas a sospechar cuando su regordete cuerpo secuestra tu ordenador. Ahora estás bajo su influjo y debes hacer todo lo que te pida.

Mi gatito Odín aún no llega al ordenador, pero se va acercando...

16 - Las madres

O cualquier otro familiar o habitante de tu hogar. Irrumpen en tu refugio, espantan tu concentración y cuando se van dejan la puerta abierta. A ti no te ocurre nada, pero a ellos… bueno, no estoy tan segura de lo que les pueda ocurrir a ellos.

18 - Netflix

La nueva temporada de tu serie favorita ya está disponible y lo peor es que está TODA la temporada disponible. Pobre escritor ávido de series, caes en el cebo como un animalillo hambriento y las garras de Netflix te atrapan para no dejarte escapar jamás.

19 - El mundo en general

Porque hay demasiadas cosas maravillosas y espeluznantes ahí fuera. De un modo u otro, todas buscarán la forma de matarte, quiero decir, de impedir que escribas. Cuidado.



Te habrás dado cuenta que falta el número 20, ¿te animas a presentar a otro espeluznante monstruo para terminar la lista? ¿Cuál es el monstruo que más temes? Espero tu comentario.

La mejor forma de despedir un artículo terrorífico: cucarachas D:

Te recomiendo...

4 comentarios

  1. 20- Los Blogs que sigues que no dejan de poner cosas interesantes y te impiden concentrarte en terminar tu novela o lo que sea que te toque ese día.

    Enhorabuena Jen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es muy cierto :D

      Muchas gracias por comentar, Alejandro ;)

      Eliminar
  2. La libreta invisible, esa que nunca aparece cuando tienes una idea genial y quieres apuntarla, y por eso después se te olvida.

    Te acabo de conocer por el post de Excentrya y por aquí me quedo si me das permiso :D

    Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cris :D

      Estaré encantada de tenerte por aquí. Muchas gracias por pasarte.

      Ese monstruo que nombras sí que lo conozco bien y por eso uso el móvil para tomar notas, lo de encontrar la libreta lo doy por perdido :P

      Eliminar

Mi blog, mi casa y mi única norma: no permito ninguna representación de odio ♥