¿La fantasía medieval es sinónimo de machismo?

13.3.18 | 8 comentarios

No me lo digas. La fantasía medieval evoca en tu cabeza un lugar de espadas, magia, caballeros, damas en apuros, injusticias y, no sé, un mundo perturbador para la mujer. Es más, no concibes un universo sin una desigualdad o discriminación latente hacia una mujer. Por rigor histórico, por supuesto, eso es lo que había en esas épocas. ¿Estás tan seguro?

¿Qué es eso de fantasía medieval?

La fantasía medieval es un subgénero fantástico que se inspira en la Edad Media de Europa. O más bien, nos recuerda a ella o creemos que nos recuerda a ella. De hecho, si te digo fantasía es probable que pienses en una historia con caballeros, magos, dragones y elfos en la Edad Media y no en un pueblo caribeño de la época colonial llamado Macondo.

Pero la fantasía medieval solo se refiere a un universo inspirado en la Edad Media de Europa. Aunque hay otros subgéneros de la fantasía que también se basan en este concepto.

Entonces, hay algo que viene a la cabeza de los escritores cuando se habla del medievo y sobre lo que meten en su historia: rigor histórico.

¿Y qué quiere decir esto del rigor histórico exactamente cuando a fantasía nos referimos?

Vamos a ir por partes…

Sobre la Edad Media

No soy historiadora, así que he hecho lo que un pobre escritor hubiese hecho en mi posición: tirar de Google. Y verás tú que datos más guays he encontrado.

En primer lugar, la Edad Media abarca unos diez siglos (más o menos desde el 476 hasta el 1492). Así a ojo, si un siglo son cien años, tenemos unos 1000 años de historia. ¡Toma ya!

La Edad Media dura mucho tiempo y por lo tanto no es igual en todas las épocas. Porque ya estaría, 1000 años y no han hecho nada, esos sí que serían millenials de mucho cuidado.

También parece que era una época oscura y sucia donde reinaban las guerras, el hambre y las enfermedades. Si recuerdas alguna lección de historia, posiblemente te venga a la cabeza el poder feudal y la Iglesia. Muchas movidas chungas.

Un apocalipsis zombi en el medievo (?)

No fue todo oscuridad, fue también una época donde surgieron las universidades y una gran proliferación de obras artísticas. Es la época del amor cortés, de la cultura popular que enriquecía al pueblo, de la poesía trovadoresca…

En cuanto a la ciencia y los avances tecnológicos, las culturas árabes trajeron enormes avances en matemáticas y en química. Aparecieron los primeros relojes y engranajes, molinos de viento, la imprenta, las gafas; en China (sí, no todo ocurre en Europa) descubrieron el uso de la pólvora, se construyeron los primeros observatorios astronómicos…

Y no había folleteo por todas las esquinas ni tan libremente.

Es que, a ver, en 1000 años han tenido que surgir muchas cosas sí o sí.

¿Y qué pasa con la mujer?

Creo que la literatura y el cine se han encargado de dejarnos claro que existía un sistema de desigualdad entre la mujer y el hombre, y que esta carecía de algunos derechos. También que se relegaba al hogar, al cuidado de los hijos, etc.

No hay que olvidar que estamos en una época enorme. Por ejemplo, en el siglo VIII, convivían tres religiones en España: judaísmo, islam y cristianismo. Tres formas diferentes de entender y definir a la mujer. Más adelante, el cristianismo tomó lugar en gran parte de Europa y, no solo eso, sino que poseyó el control de elementos de poder dentro de la sociedad y comenzó a cambiar cómo se percibía a la mujer y cómo se entendía las relaciones con estas.

Vamos, que no todo es tan simple y férreo como lo pinta el «rigor histórico». Dependiendo de la época nos podemos encontrar realidades diferentes.

¿Qué? ¿Mujeres tocando instrumentos y sin escotazo?
Además, las mujeres, dependiendo de su posición social, gozaban de algunos privilegios y libertades, y en ausencia de sus maridos (porque hay guerras y cruzadas everywhere) también se hacían cargo de los negocios, las finanzas y lo que hiciera falta. No olvidemos a las mujeres de los conventos que se libraban de matrimonios y vainas varias, y que tenían acceso a conocimiento y hasta escribían cosas.

Y ya no hablo de las mujeres que rompieron estos moldes y se salieron de ellos.

En fin, ya te haces una idea, ¿no?

La fantasía en la Edad Media

Escribir este epígrafe me da un poco de risa. ¿Qué escribes: una novela histórica o una novela de fantasía?

En la fantasía el autor se toma licencias, de eso va. Crea una serie de reglas que para ese universo son lógicas, para el nuestro no.

Además, si uno se pone a anotar detalles de una de estas historias medievales, empieza a ver el rigor histórico flaquear por todas partes: la ropa, los estilos de vida, la comida (!), la religión, los dragones (!!), los elfos (!!!)…

Lo mejor de la Edad Media eran los dragones #SeSabe

¿Solo el rigor histórico es importante?

Leyendo por Twitter las opiniones de la gente sobre el rigor histórico para justificar ciertos contextos machistas de algunas obras, me pregunté lo siguiente: ¿Acaso el rigor científico no es también importante? ¿Por qué nadie se preocupa por el rigor científico?

La respuesta sería fácil: el rigor científico no importa porque estamos en fantasía, la ciencia es para la ciencia ficción.

No sé si soy la única que está viendo un argumento cojear más que una mesa de tres patas porque la historia y la ciencia las entiendo como elementos inseparables, es decir, ¿cómo vas a guardar el rigor histórico de una época saltándote todas las leyes fundamentales de la física?, ¿cómo no vas a tener en cuenta todos los avances científicos de esa época?

Seamos honestos: el autor de fantasía no está manteniendo una coherencia histórica, está tomando de la historia lo que le conviene.

Y, ojo, está súper bien porque esto es fantasía, pero entonces no inventemos, eh.

Por supuesto que no voy a entrar en los dragones, elfos y demás criaturas fantásticas, porque ya sería una tomadura de pelo lo del rigor de marras.

Lo que llamas rigor histórico son esquemas mentales

Es así. Lo que pasa es que, en general, el esquema va de sociedades misóginas con gente blanca por doquier. Ah, y todos heteros.

Apareció un «chiste» el otro día en Twitter (sí, paso mucho tiempo en Twitter) que insinuaba que en un juego basado en la Edad Media no se podía meter personajes LGBT, racializados y hasta creo que mujeres. Atención, que dejaban caer que todo era por mantener la consistencia histórica.

¡Sus muertos!

La consistencia histórica es ponerte a estudiar un poco y darte cuenta de que había personas homosexuales, negras, asiáticas, árabes y hasta mujeres guerreras. Lo demás son todo creencias personales y emperrarte en seguir esquemas que se han tomado tradicionalmente en la ficción.

Pues Abram Petrovich Gannibal no era muy blanco que digamos...

Y ya me quiero morir cuando se habla de esto en fantasía. ¡Fantasía!

El otro día le decía a un escritor (esta vez no fue en Twitter) que por qué no había pensado mejor qué papel tenía la mujer en su sociedad fantástica, que por qué había puesto que las mujeres no debían dedicarse a la guerra, y otra más: ¿por qué todas las civilizaciones de tu mundo tienen exactamente el mismo concepto sobre la mujer?

¿Por qué los escritores no se plantean temas sociales que están en debate constantemente en la actualidad en sus mundos? ¿Por qué se aferran siempre al mismo modelo?

Puedes crear infinitas posibilidades para las mujeres en tus mundos, puedes crear muchos sistemas de opresión que no tengan en su núcleo a la mujer (por clases, por razas, por seres mágicos y normales…).

La fantasía te da la licencia de crear tus propias reglas.

Eso por una parte; por la otra parte, lo siguiente…

Cuando de verdad es simplemente machismo y no hay rigor histórico que valga

En este análisis al juego Kingdom Come: Deliverance se indican varios elementos que presenta este universo medieval (no es fantástico, ojo) y que son en esencia misóginos.

Es un claro ejemplo de que, aunque quieras establecer tu historia en un contexto machista, no todo te excusa.

Estamos acostumbrados a historias fantásticas de un grupo de señores que van por ahí para destruir un anillo (jo jo). Y es perfecto, pero tenemos miles de ejemplos de historias así, que no se centran en mujeres ni se molestan en profundizar en su rol en la sociedad. En el mejor de los casos, nos muestran un vago boceto.

Mujeres al borde de la extinción en la Tierra Media... ¿Contará si es una elfa?
Luego están las sociedad fantásticas que son muy y mucho machistas. De verdad que un trapo para limpiarle el culo a los caballos tiene mejor suerte que la mayoría de mujeres. Y, bueno, si es lo que quieres escribir…

Mi verdadero problema es que cuando en ese halo quieres justificar que los personajes femeninos sean malos, planos o simples. O que se pueda meter violencia por doquier de forma injustificada, los arcos argumentales donde alguna mujer acaba vejada por el hecho de ser mujer y que rezuma pobreza argumentativa por todas partes... Lo de sexualizar a los personajes femeninos, también.

Tenemos esquemas mentales de todo lo que hemos consumido y aprendido. Si no nos molestamos en identificar estos esquemas, los seguiremos asumiendo por defecto. Seguiremos diciendo que es rigor histórico y que no pasa nada, sin cuestionarnos ni un ápice sobre lo que estamos escribiendo.

Y que cada uno escriba lo que quiera, pero que no se ponga el rigor histórico como escudo cuando elige de la historia lo que le conviene.

Entonces, ¿la fantasía medieval es sinónimo de machismo? 

Fantasía medieval no tiene por qué ser sinónimo de machismo y una sociedad machista tampoco tiene que significar que un libro sea tachado de machista.

La clave está en las reglas que asuma cada escritor en su universo y cómo las justifique y desarrolle.

Te recomiendo...

8 comentarios

  1. Interesante artículo. Yo creo que el problema no está en retratar una sociedad machista medieval —ya sea fantástica o real—, sino en cómo se retrata. Es decir, si el autor lo describe como algo injusto o simplemente adopta un papel conformista y con él, todos sus personajes. Porque como autor puedes elegir el tipo de sociedad que te dé la gana, pero como bien dices, siendo una obra de ficción, también puedes hacer que tus personajes se salgan del esquema porque lo consideren injusto. No sé si me explico...
    En fin, que tu post me ha hecho reflexionar y eso siempre es bueno.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, te explicaste genial. No quise alargar el artículo nombrando la obra de GRR Martin, pero me parece un ejemplo de sociedad machista que se muestra como injusta y, además, hay personajes femeninos muy bien escritos y que se rebelan ante ese "orden" establecido.

      Muchas gracias por pasarte, Maira. Besos para ti también :)

      Eliminar
  2. He leído mucha fantasía, muchísima. La mayoría medieval, porque es el tipo que más me ha gustado desde siempre. Es del todo cierto lo que dices sobre que tan medieval es el siglo VI como el XIV. Lo que sucede es que, normalmente, el "estándar" en fantasía son los siglos XIII-XV, siglo arriba siglo abajo, con alguna que otra licencia. Esto significa: importancia de la caballería, armaduras y armamento pesado para la infantería, historias centradas en nobles, reyes, caballeros... Y en efecto, las mujeres con papeles secundarios. Pero todo es bastante más complicado que simple machismo.

    Por mi parte, siempre percibí esa carencia de personajes femeninos, y cuando me puse a escribir fantasía "medieval" siempre incorporé muchas mujeres, la mayoría en papeles protagonistas. También pasaba mucho eso que dices sobre los roles. Por ejemplo, princesas que lo son porque los demás la llaman Alteza, pero luego, ni son autoritarias ni saben de política. Podría servir si no van a heredar (aunque en español deberían ser infantas, y no princesas en tal caso), pero el caso era que mujeres que realmente tuvieran poder y lo ejercieran son muy escasas.

    Lo que sucede es que la fantasía medieval centrada en personajes masculinos es un subgénero de "refugio" para los varones heterosexuales, en particular, si no eres agraciado, eres tímido, cobarde, pusilánime y, además, las mujeres te rechazan. Por eso, las mujeres tienen un papel secundario, si es que tienen alguno, y limitado a ser "interés amoroso" de héroe. Ese héroe es lo que ese lector querría ser. El tópico tan odiado de la princesa secuestrada por el dragón tiene que ver con el deseo de ser capaz de enfrentarte a lo que sea por la mujer que amas, cosa que en la vida real no serías capaz de hacer y, si lo hicieras, la princesa seguiría sin quererte.

    En efecto, yo cumplo ese perfil, pero a la hora de escribir cambio mis preferencias. Quizá pueble mis escritos de mujeres porque en mi vida no hay ninguna y no la va a haber nunca.

    Estoy de acuerdo con casi todo tu artículo: no hay que reproducir ninguna época histórica en fantasía: no estamos escribiendo novela histórica. Imaginar tomando como referencia una concreta vale, pero siempre que haya coherencia, haz lo que quieras. Referente a las mujeres, es fácil crear un personaje femenino interesante. Basta con que te lo tomes en serio y darle pinceladas a tu sociedad para lograrlo. A menudo, ni es necesario esto último.

    Sin embargo, hay algo que ya he debatido con una lectora: el problema es el de prohibir cosas. Si la "lucha" es eliminar el "machismo" de la literatura fantástica y crear fantasía "igualitaria", acabas con una cualidad que algunas obras de fantasía (y muchas de ciencia-ficción) han tenido siempre: la denuncia de las injusticias que vivimos. Será imposible denunciar el machismo escribiendo fantasía si lo conviertes en un tabú. Por ejemplo, a veces podría querer tratar el tema del racismo en general, no el que han sufrido, pongamos, los negros en EE.UU. Para eso, una salida es crearte una raza, los elfos del pantano, que sufren el desprecio de los humanos de la ciudad vecina. Eso me podría valer también para hablar de la discriminación en general. Pero si quisiera denunciar, en concreto, que a las mujeres se las desprecie por serlo, o creo una sociedad "machista" o no tengo nada que hacer. Además, la literatura fantástica en particular no tiene ninguna obligación de mostrar una visión "limpia" o ideal del mundo. Que si quieres escribir fantasía "limpia" (y de eso va tu artículo) genial, pero si la quieres "sucia", igual de bien.

    Buen artículo y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he dicho que no es lo mismo escribir sobre el machismo que escribir algo machista. Hay una delgada línea donde una historia deja de tener una ambientación machista a ser directamente machista. Normalmente se refleja en el trato a los personajes femeninos.

      Este artículo era una reacción a eso, porque cuando te pones a señalar en un historia lo que te parece mal o machista, muchos son los que se escudan en que "la sociedad es machista" y en el rigor histórico. Creo que también hay que tener en cuenta el contexto de la historia, que es algo de lo que tú hablas, es normal que si te inspiras en ciertas épocas o quieres reflejar un mundo con desigualdades, se produzcan injusticias y discriminación.

      No hablo tanto de mostrar una fantasía "limpia", sino de analizar lo que estamos reflejando en nuestros textos y de estudiar la naturaleza de las elecciones que tomamos en la historia. En este caso específico: el papel de la mujer dentro de la fantasía. Sobre todo cuando se maltratan a los personajes (y no en el sentido literal de la palabra, sino que se usan como objetos y parece que en la forma en la que se describen hay odio o repugnancia, no sé si me estoy explicando).

      Por supuesto que cada uno escriba lo que le apetezca. No estoy de acuerdo en prohibir cosas, salvo que atenten contra la integridad de otras personas (igual creo que esto ya lo recoge la ley).

      En definitiva, este artículo intenta abrir la mente a más posibilidades y trata de demostrar que de verdad se puede escapar de algunos extraños cánones que defienden algunos escritores.

      Espero haberme explicado mejor ^^

      Muchas gracias por pasarte a opinar.

      Eliminar
  3. La entrada me ha parecido muy interesante. La gente se cree que sabe de historia, y en verdad sabe de historia europea, que es lo que se estudia en occidente. Parece que en épocas antiguas solo se podía hablar de gente racializada como esclavos. Todo lo que se sale de eso no existe, y la verdad es que es un problema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no pasa nada si no saben de historia o quieren escribir lo que les da la gana, pero que no lo usen como excusa cuando no es cierto.

      Gracias por pasarte :)

      Eliminar
    2. Creo que para escribir algo histórico hay que documentarse un poco. Que a ver, si es ficción fantástica tampoco se le puede pedir mucho, pero si resulta que se escriben infinidad de libros basándose en una misma estructura pareciera que están basados en una realidad con algún detalle inventado, y no.
      No sé si me explico.

      Eliminar
    3. Te explicaste genial. Justo eso intenté transmitir en este artículo.

      Eliminar

Mi blog, mi casa y mi única norma: no permito ninguna representación de odio ♥