Lectores de sensibilidad: lo que de verdad hacen

14.3.19 | 0 comentarios

De vez en cuando surge alguien que descubre que existe algo que se llama lector de sensibilidad o sensitivity reader y surgen muchas preguntas: ¿qué son?, ¿qué hacen?, ¿de verdad las editoriales tienen una figura que se llama así?, ¿es el fin de la libertad creativa?

Vale, vale, te voy a explicar de qué va esta vaina.

¿Quién trajo a los sensitivity readers estos?

Esta figura de sensitivity readers nace en el mercado anglosajón. Aquí hay un boom con el género Young Adult (un género que no acaba de calar dentro del mercado español). En concreto, surgen muchas novelas con personajes que pertenecen al colectivo LGBT, que son asiáticos, negros o incluso musulmanes, y también centradas en temáticas sobre el racismo, la homofobia, o que tratan temas controvertidos como la depresión, suicidio, abuso sexual…

Vale, no parece nada grave. Lo que ocurre es que, al no tratar los diferentes temas con rigor o por sucesivas incorrecciones que nadie detectó, se ven envueltos en polémicas y son duramente criticados.

Estos errores estaban lejos de la intencionalidad real del autor y han sido debidos a su desconocimiento.

Es por eso que las editoriales comienzan a incorporar a alguien que revise estas cosas, ya que nadie quería contar una historia de esa forma.

¿Qué es un lector de sensibilidad?

Se acabó.

La corrección política ha ganado y ahora no podrás escribir lo que te salga del higo porque habrá un ser malvado que te VA A CENSURAR.

AAAAAAHHHH.

Es broma, je je.

En verdad no es nada de eso, pero estoy cansada de leer esa tontería por todas partes. Basta. Nadie te va a censurar y menos una persona que tiene 0 poder político, judicial o del que sea. Vas a poder publicar tu obra, aunque un lector sensible te diga que es un poco problemática. Es más, ni siquiera hace falta que haya un lector de estos en medio del proceso de publicación de un libro.

A mí me gustaría que en vez de lector de sensibilidad se llamara, yo qué sé, asesor literario, pues su trabajo se parece más a eso.

Pero al final no deja de ser simplemente eso: un LECTOR. No es ni el editor ni siquiera el corrector.

Vale, ¿y por qué esta persona va a opinar de mi obra? ¿Qué criterio tiene para decidir lo que es real o no?

Pues básicamente su experiencia o su formación en diferentes activismos.

Un lector de sensibilidad detecta los problemas de representación o prejuicios en un manuscrito. No edita ni se encarga de la corrección del texto, aunque algunos pueden prestar estos servicios adicionalmente. Solo revisa un manuscrito en busca de prejuicios interiorizados o lenguaje polémico y ayuda al autor a no cometer un error en torno a un tema concreto en el que el lector se especializa.

Digamos que quieres escribir una historia ambientada en Turquía. Tienes varias opciones:

  1. Te informas por tu cuenta sobre el país, su cultura y su gente y te arriesgas a que haya datos incorrectos (porque tu editor o quien sea tiene la misma idea de ese sitio que tú: ninguna).
  2. Pasas de informarte o te informas un poco regular y caes en estereotipos y demás topicazos, muchos además basados en prejuicios de la sociedad occidental y que pueden hacer que tu historia sea racista, xenófoba y muchos otros -fobas. Y encima ni era tu intención.
  3. Haces alguno de los dos puntos anteriores, pero esta vez le pasas el texto a alguien de este país (o bastante conocedor del mismo) para que te diga si te has columpiado en alguna parte.
No se trata de que tu texto quede bonito y todo sea arcoiris y maravillas, se trata de que el tema que no controlas tenga cierto rigor.

Es igual que si le dices a tu amigo médico que te revise la historia porque sucede en las urgencias de un hospital y no tienes ni idea de la jerga ni de cómo se hace nada.

—Por favor, Juan —dijo la médica—, clávale el pincho ese en el ojo para tomarle una muestra de orina.


¿A que es absurdo y totalmente incorrecto?

Pues lo mismo con otros temas, lo que pasa es que le das menos importancia porque crees que tú de eso controlas, aunque sean experiencias ajenas a ti y que jamás te han pasado. Pues no, igual la cagas.

Que igual tú que eres heterosexual piensas que esa protagonista lesbiana que has escrito es bien creíble y luego te lee una lesbiana y se queda con esta cara...

Hagan sus apuestas: ¿qué escenario lesbiano habrá leído la señora que no tiene nada que ver con una muchacha lesbiana?

¿Cuál es el trabajo de un lector de sensibilidad?

Como dije, se trata de un lector, como podría ser un lector beta, pero cuya experiencia vital le otorga una visión y vivencias que te pueden ayudar.

Y en vez de contarte una milonga, te voy a decir lo que hago yo como lectora de sensibilidad, ya que algunas personas me han consultado cosas (puedes verlo en mi página de servicios).

Lo que hago es leer el texto que me pasen. Hasta ahora he trabajado sobre todo con relatos, aunque alguna novela ha caído también.

No es solo una lectura, es una lectura minuciosa.

Me fijo en la representación LGBT, pero también en los personajes femeninos, también en los masculinos (sobre todo cómo son respecto a las mujeres).

Señalo todo lo que veo, le pregunto al escritor por qué ha hecho algo de cierta forma, le explico mi punto de vista, cómo lo interpreto yo, le pongo ejemplos reales, le busco artículos por si quiere ampliar...

Incluso he ayudado a construir una sociedad machista más consistente y coherente. Para que veas que no se trata de ocultar lo malo.

Tampoco de censurar.

Mi trabajo casi termina cuando le entrego un informe a quién me pide ayuda. A veces nos quedamos resolviendo dudas, poco más.

Y ya está. No hay más misterio.

Esto es un lector de sensibilidad de esos.

¿Te gusta la idea y crees que tu historia necesita uno? Genial, hay mucha gente que te puede ayudar. Incluso si no existe esta figura oficial dentro del mundo editorial español (o hispanohablante en general).

¿Te desagrada la idea y no quieres uno? Perfecto. Nadie te obliga, tú eres dueño de tu historia, al fin y al cabo.

Así que no sé dónde está el drama.

Chin pun.

Te recomiendo...

0 comentarios

Mi blog, mi casa y mi única norma: no permito ninguna representación de odio ♥