Cómo escribir personajes femeninos inolvidables

3.2.17 | 6 comentarios
escribir personajes femeninos

Hace un tiempo escribí un artículo sobre por qué los personajes femeninos eran muy malos (no siempre, pero más veces de la cuenta). Lo abordaba desde la teoría feminista, yendo a la causa última que es ese paciente cero: las diferencias y desigualdades que sufrimos hombres y mujeres desde que somos nenes.

Pero es injusto que diga las razones por las que creo que se escriben personajes femeninos de forma pésima y no dé algún tipo de solución, ¿no? Algo más elaborado.

Parece bastante obvio, como decía en aquel artículo, que la solución tendría que ser escribir personajes femeninos pensando que son personas y no un bonito par de tetas, o un complemento para un personaje masculino que necesita evolucionar en una historia y reafirmarse como héroe.

Pero si esto fuera tan fácil de llevar a cabo, creo que disfrutaríamos de muchos personajes femeninos geniales y no sería noticia que no-sé-quién ha creado una protagonista femenina súper fuerte o que no-sé-cuál personaje femenino es súper guay.

Como siempre, mi intención es que reflexiones.

¿Este personaje es guay o solo es un buen adorno sexual en mi novela? ¿Qué sentido tiene Pepita en mi historia además de estar enamorada de Juan?

¿Lo vas pillando?
mujer sexualizada leyendo un libro
¿Qué hay de raro aquí? Todas las mujeres nos ponemos sexys para leer.

El problema de vivir en una sociedad machista

Aun siendo escritora, tampoco estás libre de meter algún elemento machista en tu historia o de crear tramas sexistas. Ahí está After para hablar por mí.

Y yo misma revisando un texto que escribí hace dos años… En fin, madre mía.

Porque todos hemos mamado del mismo sistema, por eso aunque seas mujer no te libras de tener ideas machistas y luego reflejarlas en la escritura sin darte cuenta (que es lo grave).

La mayoría de autores de referencia son eso: autorEs. Han dejado retazos de machismo por aquí y por allá, algunos porque ya vienen de unas épocas complicadas. No podemos pretender que no haya machismo en un libro como Drácula, como bien contaba Cris Mandarica en su blog (tampoco en una obra donde esté justificado, como dice el artículo enlazado).

No es casualidad que el movimiento feminista surgiera cuando la mujer comenzó a tener voz para cuestionar la sociedad androcentrista y el papel que tenían en la misma (siglo XIX, más o menos). Voz por la que tuvieron que luchar con uñas y dientes, por cierto.

Hasta entonces, todo estaba contado desde la perspectiva de un hombre y con los pensamientos de un hombre. Las mujeres no podían ser personajes independientes y con motivaciones propias, era imposible pensar en un personaje así, pues la mujer en sí no era concebida como un ser independiente.

A día de hoy, todavía son necesarios movimientos que den voz a las autoras (menos mal que existen cosas como La Nave Invisible, oye). La historia y la tradición se han encargado de silenciarlas y de poner a sus compañeros varones casi siempre por encima.

Con esto quiero decir que esa visión masculina del mundo ha llegado con más peso del que debería a nuestros días: incuestionable y como el arte deseable que se debe alcanzar en esto de las letras.

Bueno, al fin y al cabo, es la literatura de la que siempre nos han hablado desde el colegio. Porque yo no recuerdo estudiar a muchas autoras y había unas cuantas relevantes como Emilia Pardo Bazán, de la que me enteré de su existencia hace unos pocos meses. ¡Imagina!

Y hay que tener cuidado, porque parece que además de la maña, el estilo y los elementos literarios usados por estos grandes escritores, también se ha colado mucho más.

Así es que en la fantasía, por ejemplo, existe una tendencia a presentar un mundo medieval, donde a pesar de dragones, magia, espadas de fuego y más elementos imposibles, hay una fuerte represión hacia las mujeres. ¿Por qué? Porque supuestamente es lo normal en la fantasía medieval, según una ley inamovible de la naturaleza.

Tengo muchas ganas de que salga adelante la antología de relatos de fantasía La otra fantasía medieval para demostrar que es posible una sociedad FANTÁSTICA ambientada en el medievo y que no sea machista.

No se va a crear una paradoja en el espacio-tiempo que nos matará a todos, tranqui. Ese universo es posible, una cosa no implica la otra, tu obra no será menos fantástica si eres capaz de pensar en otros mundos más inclusivos y menos machistas.

la leyenda del buscador
Aquí todos llevamos escotazo. IGUALITARISMO.

Cómo escribir mujeres de verdad y que no sean meros objetos decorativos

Creo que la introducción era necesaria, pero aquí estás para enterarte de cómo escribir personajes femeninos, así, como si fueran personas.

Te empiezas a enrollar con que hombres y mujeres pensamos, sentimos y actuamos diferente, y con eso ya comienzas mal.

Te puedo asegurar que basarte en esas plantillas para construir a tus personajes te llevará por el camino de la amargura y te nublará el juicio para crear el personaje que de verdad quieres.

Hay guías para escribir personajes que justo hablan de eso… En serio, las he leído.

Y... ¡mal!

En fin, como lo azul para los niños y lo rosa para las niñas nos lo enseñan desde peques, entiendo que es bastante difícil pensar en hombres y mujeres más allá de un puñado de estereotipos, entiendo que estamos influenciados por mucha cultura centrada en asignarles unas funciones al hombre y otras a la mujer, y más pamplinas.

meme de a pastar
El mejor remedio para estos prejuicios...

Para asegurarte de que escribes un personaje femenino genial, completo y con importancia en la trama, te dejo unos cuantos truquitos para mantenerlo todo bajo control y no escribir a tu personaje de una forma no intencionada:

  1. Cambia el género de tu personaje. Sí, piensa en esa escena que has escrito como si ella fuera un hombre y podrás ver si, por ejemplo, has caído en la «mirada masculina» al describir a tu personaje femenino. Si todo suena ridículo, hay altas probabilidades de que algo esté fallando.
  2. Desexualízala. Elimina todo elemento que haga alusión al sexo de tu personaje y a su erotismo como mujer. El problema con esto es que empiezas a tratar a tu personaje como si fuera un objeto de disfrute visual más que otra cosa. Recuerda que estás aquí para escribir personas, no objetos. Considero que salvo para describir una tensión sexual o algo parecido, no es necesario hacer incapie ni en sus curvas, caderas, pechos turgentes, su belleza de otra galaxia y esas cosas. Prueba a quitar esos elementos y estudia la diferencia entre tus textos, seguro que logras encontrar un punto medio adecuado que siga los propósitos de tu prosa.
  3. Dótala de su propia trama. Esto es muy importante, pues demasiadas veces el personaje femenino pierde su esencia o solo está para suplir la existencia de otro personaje. Uno de los tópicos más conocidos es que el personaje femenino sirva para impulsar la trama del protagonista varón. Si quieres un personaje femenino molón, debería tener sus propias motivaciones.
  4. Intenta huir de los estereotipos de género. Los estereotipos son a veces reflejos de lo que existe en la sociedad. Hay mujeres que les encanta ir de compras, maquillarse y llevar rosa, eso no quiere decir, ni mucho menos, que todas las mujeres entremos ahí. Estaría interesante pensar más allá de esos estereotipos, aunque esto no quiere decir que si a tu personaje femenino le gusta el rosa, ir de compras y el maquillaje esté mal. También le podría encantar el deporte, los videojuegos y llevar chándal. Yo qué sé, abre tu mente.
  5. Haz que supere los test de personajes femeninos reales. Puesto que de verdad esto de escribir mujeres es un problema extendido, existen una serie de tests que se le pueden realizar a tus personajes femeninos y así detectar los puntos flacos o dónde puede que estés metiendo la pata. Cuervo Fúnebre elaboró un artículo con unos cuantos bastante variados que te animo a realizar, lo puse en el otro artículo y lo vuelvo a enlazar porque de verdad es genial. Aquí te lo dejo.
  6. Revisa si estás cumpliendo alguno de estos puntos del artículo de Rocío Vega sobre escribir mujeres fuertes. Pista: en caso afirmativo, lo estás haciendo fatal.

Te aseguro que llegará el día en el que te libres de ideas absurdas y te sientas libre de crear un personaje, no solo femenino, sino de cualquier género, y saber qué es lo que quieres reflejar de él o ella y qué, no.

hombre sexualizado
Ese vestuario de tu personaje femenino visto desde esta perspectiva, pues...

Escribir a una mujer es tan interesante y divertido como escribir un hombre. Que no sea esta la razón de que dejes de introducirlas en tus historias.

Los lunes estoy subiendo a mi blog una serie de relatos basados en los retos de escritura de ELDE. Me he propuesto que todos los protagonistas posibles sean mujeres, quizá te sirvan de inspiración.

Ya ves que existen muchas herramientas para vencer cualquier dificultad que te impida construir un personaje femenino genial, así que no tengas miedo y a escribir.

Me gustaría saber qué opinas sobre este tema, si crees que esto no es tan problemático como parece o si tienes algún consejo extra que añadir. ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Te recomiendo...

6 comentarios

  1. Me ha encantado el artículo, así como los enlazados.
    Hay un problema gordísimo con eso de crear a las mujeres a partir de un papel "Damisela en apuros, madre, mujer fuerte e independiente (alias hombre con tetas)". Yo no sé si lo estoy haciendo bien muchas veces, y la verdad, me presiono a mi misma.
    Sobre todo lo paso mal en los relatos ya que en muy poco espacio no da para desarrollar mucho un personaje y el peso recae sobre todo en la trama.
    ¿Tu has enviado un relato para #LaOtraFantasíaMedieval? Yo sí (aunque lo hice en cuatro días y es un churro). Independientemente de que me cojan creo que he creado algo chulo (quizás mi mujer es un poco hombre con tetas, aunque no menciono por ningún lado sus tetas, sexualizada 0).
    Eso sí, he hecho a las mujeres partícipes de la religión de mi mundo. Vivan las sacerdotisas y sacerdotes como iguales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A última hora se me ocurrió una idea para lo de La Otra Fantasía, pero no me dio tiempo de terminarla, así que creo que en algún momento la terminaré y la subiré por otro lado. Eran un dúo de mercenarios (chico-chica), intercambié un poco lo que se esperaría de ambos (él es pícaro de dagas y arco y ella guerrera con su espada y armadura) y bajo cualquier circunstancia siempre prevalecerá su amistad, nada de amoríos entre ellos. xD

      Al final es conocer los estereotipos y jugar con ellos: lo que quieres mostrar, cambiar, lo que es justificable ser, lo que es innecesario e incoherente... El problema principal reside en esas ideas preconcebidas que ya traemos de fábrica y de las que no somos conscientes, ahí es cuando el proceso creativo ya no es tan libre para el auto, o eso pienso yo. Para eso están los tests que enlazo.

      Gracias por pasarte. Cuídate :)

      Eliminar
  2. Hola, recién descubro tu blog y debo decir que está interesante. Veo que haces mucho énfasis en los personajes femeninos, los cuales, a decir verdad, dan mucha polémica no sé porque xD, cuando escribo no me fijo en si son hombres o mujeres, claro, uso algunos clichés porque me gustan o le dan mayor sabor a la trama, sobretodo, para las escenas cómicas. En todo caso, considero que un personaje femenino debe tener su historia, motivaciones y al mismo tiempo, no dejar de ser una chica.

    No mentiré, me molesta que la heroína de acción sea ruda y de malas palabras a cada rato, ocho de cada diez heroínas poderosas caen en este rubro. ¿Qué no pueden ser amables o dulces también?, no me gusta que sean de solo un rasgo. Pues, no todo el tiempo estamos de mal humor, ni tratamos con frialdad a las personas cerca de nosotros.

    Imagina a una chica que se la pasa siendo cortante a cada rato, llega a ser un personaje cansino y aburrido de leer, he abandonado muchas historias por eso. Dicho de otro modo, que un personaje femenino deba mostrar agresividad ajena a la trama solo para demostrar que no es débil.

    ¿Qué no pueden bromear?, jugar, decir tonterías, son personas aún si viven en un mundo de ficción. Por eso me gusta crear todo tipo de heroínas, la protagonista de mi actual novela, que es una Maho Shoujo (Chica mágica, si ves anime o lees novelas ligeras, sabrás que arquetipo son), es una vigilante que lucha contra los antagonistas más variados, desde sujetos estúpidos que no saben ni cambiar una bombilla, hasta peligrosos hechiceros capaces de alterar la realidad. Pero, que sea una Maho Shoujo no la hace una tipa que esté con la mirada siempre fija, ni una amargada de la vida que piensa que siendo "ruda, tajante o mal educada, pueda demostrar a los demás su fuerza.

    En fin, respecto a los estereotipos, te seré sincero, yo casi no sé de estereotipos, como soy medio aislado xD y leo más cosas orientales que occidentales, a veces me confundo. Claro, conozco los estereotipos literarios clásicos, pero me gusta hacer deconstrucciones a cada momento, es decir, tomar el estereotipo pero desde otro modo.

    En fin, buen artículo c: pasa buen día n-n

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado tu comentario porque justo describes algo que me parece problemático y es que se asocie la feminidad con debilidad y por lo tanto con un rasgo negativo a evitar. Así pasa lo que describes: heroínas rudas, maleducadas, etc. Salvo que sea lo que buscas en un personaje femenino, no me parece muy bien que construyas un personaje así solo para que sea una mujer "fuerte". Creo que la fortaleza de una persona se mide de muchas formas, no solo así.

      Lo más importante sobre los personajes femeninos es que se escriban pensando que son personas. Parece una obviedad, pero sigue siendo un problema :/

      En fin, muchas gracias por pasarte y dejar un comentario con tus reflexiones. Saludos :)

      Eliminar
  3. Hola, Jennifer:

    He llegado a tu blog desde una entrada de Dragón Mecánico que enlazaba a este. Me interesaba el tema y debo decir que me ha encantado tu argumentación. Los tres primeros puntos que das en tu lista de consejos me parecen de lo más acertados.

    Al final todo es una cuestión de no caer en los clichés y en tratar de alejarnos de todos estos estereotipos que nos marca la sociedad y de mirar a las personas que tenemos a nuestro alrededor. ¿Todas las mujeres que conocemos parecen sacadas de un anuncio publicitario?

    Muy buen artículo. Te añado a mi feed para estar atenta a nuevas publicaciones.

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Patt. ¡Qué alegría tenerte por aquí (y más si ha sido gracias a Rafa, que es un amor)!

      Exactamente es lo que dices: no caer en los clichés y alejarnos de estereotipos. Creo que lo difícil está en darse cuenta uno mismo de todo eso.

      Muchas gracias por pasarte. Espero que te guste mi rincón.

      Saludos :3

      Eliminar

Mi blog, mi casa y mi única norma: no permito ninguna representación de odio ♥