Cómo publicar un libro: lo que no se ve

15.1.16 | 0 comentarios
el proceso para publicar un libro

Si pensabas que publicar un libro consistía en esperar a que unas musas te echaran unos polvos mágicos (lo siento, pretendía ser chistoso...) y escupir todo lo que se te pase por la cabeza en una hoja en blanco, siento ser yo quien te lo diga, pero esto de escribir no funciona así.


Lo acabarás descubriendo por ti mismo, con una de esas terribles lecciones que te da la vida, o llegarás a un sitio maravilloso como este donde te cuenten cómo publicar un libro.

La publicación de un libro es un trabajo tedioso, en la mayoría de ocasiones, que se desconoce completamente. Por alguna razón, cuando se piensa en la publicación de un libro o una novela, solo visualiza el proceso de escribir.

Ah, colega. Ahora mismo te vas a enterar de todo lo que entraña escribir un libro y publicarlo.

Cómo publicar un libro: el trabajo del escritor (y más gente)

Yo era como tú, una joven curiosa que tenía muchas ganas de escribir un libro sobre los disparates que tenía en la cabeza. Creí que era tan fácil como sentarme delante de mi ordenador y comenzar a darle a las teclas.


Lo único que demostré con esto es que no podía escribir más allá de unas pocas páginas. Una vez llegué a escribir más de 76.000 palabras, pero luego me di cuenta de que la historia era terriblemente mala, muchos personajes planos, demasiados clichés y la escritura en sí era terrible. Así que abandoné la supuesta novela y nunca la retomé (ya tuve horror para toda una vida).

Al menos, darme cuenta de eso quería decir que había mejorado como escritora. Con algunos trucos, pasé de ser una "escritora" que daba asco a algo que daba menos asco(?).


Volviendo al asunto de la novela espantosa: ¿por qué no retomarla, corregirla y mejorarla? Olvidé algunos detalles importantes de la trama y yo sola me di cuenta de que quizá debí haber hecho algo externo a la escritura en sí. Espera, espera... ¿qué acabo de pensar?, ¿es que acaso escribir un libro no se trataba solo de escribir?

Yo era de esas que tenía en la cabeza ese raro estereotipo de escritor que está muy lejos de la realidad. ¡Pero abrí los ojos!

Un recreación de mi posible reacción

Déjame decirte algo: escribir un libro tiene todo un trabajo más allá de sentarse a teclear.

Para publicar un libro es necesario seguir diferentes pasos o etapas. No es algo fijo, pero me gusta resumirlas en seis:

  1. Planificación
  2. Escritura
  3. Revisión
  4. Edición
  5. Publicación
  6. Promoción

1. Planificación

Esta es una de las partes más importantes del proceso de creación de tu libro (hablaré de novelas, pero básicamente puede ser casi cualquier tipo de historia).

Obviamente, si quieres publicar un libro, primero tienes que explorar sobre qué quieres escribir.

La planificación se puede desarrollar tanto que podrías saber lo que vas a escribir antes de que te sentaras a ello. ¿Imaginas las ventajas de esto? Por ejemplo, evitar bloqueos creativos o evitar fallos importantes de coherencia en tu historia.

Si se te hace un mundo, hace tiempo creé estas plantillas para planificar un libro.

También te ayudarán mis artículos sobre planificar una historia en el que profundizo mucho más en el proceso.

Yo recomiendo planificar, te ahorra tiempo a la hora de escribir y te evita ciertas frustraciones (e incoherencias). Además, que si dejas la historia aparcada durante el tiempo (ah, todos tenemos compromisos), no hay problema de que olvides detalles importantes.

Para ser honesta, hay muchos escritores que no planifican mucho. Los llamados escritores brújula se lanzan a la aventura de escribir con algunas nociones básicas de su historia, incluso a veces improvisando. Depende de la naturaleza de cada escritor y cómo mejor se sienta escribiendo historias

2. La escritura

Esta es la parte por la que te quieres hacer llamar escritor, es donde comienzas a darle vida mediante las letras a todo aquello que has planeado y/o imaginado.

Antes de publicar un libro hay que escribirlo, pero lo que vas a crear en este paso del proceso no es un libro, ¡es un borrador!

En la escritura de tu novela (más bien, borrador), tienes que tener en cuenta que, además de contar una historia, tienes que hacerte entender y hacerla creíble para el lector.

Se supone que el fin último del proceso de escritura es que alguien te lea (me da igual que al final cojas tu escrito y lo escondas en lo más profundo del cajón de tu escritorio y no lo saques jamás, piensa en que alguien lo leerá, quizá una raza alienígena que venga a visitar nuestro planeta mil años después de nuestra extinción, así que no dejes a la humanidad en ridículo).

Y otra cosa, escribir te tomará tiempo, mucho tiempo, y esfuerzo, mucho esfuerzo.


3. Revisión

Después de meses e incluso años (mira a G.R.R. Martin)... ¡has terminado tu libro de más de 100.000 palabras!

Iluso, te dije que lo que estabas escribiendo era un BORRADOR. Quizá eres un prodigio de la raza humana, pero el resto de mortales cometemos muchos errores y no solo ortográficos (por despistes, la mayoría). También suceden eventos extraños como personajes a los que les cambia el color del pelo.

¡No queremos publicar un libro lleno de errores!

En fin, que hay que revisarlo todo y pulir nuestro texto.

¿Sabes lo terrible que es pagar por un libro repleto de errores? Pues es muy terrible, puede que ese lector jamás vuelva a leerte, es más, puede que hasta hable mal de ti. ¿Sabes lo terrible que es tener mala reputación como escritor? Creo que es bastante obvio...


Un texto con errores es un texto descuidado. Da mala imagen al libro y al escritor.

Así que, lo siento, sienta el culo en la silla porque no has terminado con tu libro.

Sé muy crítico con tu texto. Obvia partes que no aporten nada a la historia, modifica personajes planos o mándalos a pastar si sobran, revisa el lenguaje que usaste...

Puede que te des cuenta que debes cambiar la organización de tus capítulos o reescribir partes del borrador o cambiar casi todo y...


Es muy aconsejable que después de que revises tu borrador busques personas externas que lean la historia para que te den opiniones y así puedas corregir o modificar todo aquello que no pudiste detectar por ti mismo.

Yo utilizo beta readers o lectores cero, que pueden ser desde amigos, familiares o algún alma caritativa que lee mi blog y se interesa por mis cosas (cosas raras del universo).

Lo mejor es que los betas sean otros escritores porque suelen ser más críticos y darse cuenta de algunos errores de estructura o incluso gramaticales, fallos en los personajes... Digamos que los escritores analizan con otros ojos los escritos, por algo se llaman escritores, digo yo.

Ahora sí que después de la repasada de tanta gente puedes considerar tu borrador un manuscrito. Un manuscrito es lo que se manda a las editoriales, concursos, etc. No se te ocurra mandar un manuscrito sin corregirlo.

Y otra cosa importante, no envíes ningún manuscrito a editoriales, concursos, etc. sin haberlo registrado en la Propiedad Intelectual (también puede valer la web Safe Creative).

Si todavía quieres pulir más el manuscrito (porque lo quieres publicar por ti mismo) existen profesionales para este proceso que pueden ayudarte (y no es gratis, por si pensabas que la gente trabajaba por amor al arte... je), y es bastante aconsejable usarlos. De hecho, yo uso corrijo por mi misma, luego paso a los betas y finalmente se va a un correcto.

Aquí te dejo diferentes tipos de correcciones a los que puedes acudir:

  • Corrección ortipográfica: esta es la más importante, me parece imprescindible, pues tu libro debe llegar lo mejor posible al lector sí o sí. Nadie quiere leer libros mal escritos.
  • Corrección de estilo: se centra en la forma de escribir del autor, por ejemplo, vocabulario, riqueza linguística, fluidez, gramática... Mejora la calidad de tu texto. Muchos correctores profesionales realizan ambas correcciones (ortipográfica y de estilo).
  • Informe de lectura: es una evaluación profesional y exhaustiva de tu obra. Sobre todo es interesante si vas a publicar el libro por tu cuenta o si ya lo has mandado a veinte editoriales y todas te han dicho que no les interesa. Quizá está fallando algo que nadie ha visto.

Este trabajo de correcciones profesionales es lo que suelen hacer las editoriales antes de publicar un libro. Por favor, huye de esas editoriales que no tienen un servicio de corrección entre sus filas. Hazme caso.

El siguiente paso es convertirlo en un libro. ¡Por fin!

4. Edición

Transformar el manuscrito en un libro es lo que se llama el proceso de edición. El primer paso en la edición sería maquetar el texto. La maquetación depende de cómo lo vayas a publicar. No es lo mismo maquetar un libro en físico que en digital.

Digamos que la maquetación consiste en darle formato al texto de tal forma que luzca como un libro: que si la letra, que si la paginación, que si los márgenes, que si el índice, que si ilustraciones internas, que si adornos para los títulos, la página de los agradecimientos, el índice de capítulos...

En fin, ya te haces una idea.

Si no tienes ni idea del tema, mejor déjalo en manos de un maquetador profesional.

Una vez tienes el documento listo, vendría la portada (y en caso de querer publicar en físico, las tapas, contraportada...). Aquí es muy posible que necesites la ayuda de un ilustrador.

Si se va a publicar en físico hay que elegir todos los detalles de la encuadernación: tipo de hoja, tapas duras o blandas...

Por suerte, o desgracia, todo este trabajo de edición lo suelen hacer las editoriales. Si vas a publicar por tu cuenta, puedes contar con muchos profesionales que se dedican a estas actividades y ofrecen servicios editoriales.

5. La publicación

Además de la forma tradicional de publicación (acosando editoriales para que acepten nuestras novelas), existen otras maneras de ver tus libros publicados como ser youtuber o tuitero famoso ejem.

Puedes presentarte a concursos, coeditar tu libro o hacerlo todo por ti mismo (autopublicación).

No te desanimes, no es imposible publicar tu novela, aunque ahora te parezca toda una odisea.

6. Promoción

Ah, ¿creías que ya habías terminado?

Pues no.

Después de publicar tu libro te falta lo más importante: lectores.

Salvo que tengas un club de fans, te toca ganarte la atención de gente que quiera tirarte dinero a la cara para comprar tu libro. En los tiempos que corren, hasta las editoriales están pasando de la promoción y los lectores son reacios a comprar libros de autores desconocidos.

Por suerte, la promoción puede llegar a ser lo más barato de publicar un libro gracias a internet. Echa un vistazo a mi artículo de cómo promocionar un libro por internet.

Has terminado el proceso de escribir un libro. ¡Felicidades!

Ahora solo te queda sentir el rechazo de las editoriales y agentes, ser eliminado en los concursos, que nadie compre tu novela (aparte de tu madre y amigos cercanos a los que les estás empezando a caer un poco mal), las críticas destructivas...


Si estás pensando seriamente en publicar tu libro, te recomiendo esta lectura sobre los escritores emprendedores.

Este es un ebook de Ana González Duque, escritora de fantasía juvenil, donde te cuenta todos los pasos que llevó a cabo para dedicarse a la escritura por su cuenta.

Aprende cómo vivir de la escritura


¡LO QUIERO YA!

¿Pensabas que publicar un libro no suponía gran trabajo? Ya ves que existe mucha gente detrás de una gran historia.

Te recomiendo...

0 comentarios

Mi blog, mi casa y mi única norma: no permito ninguna representación de odio ♥