La mitología de los zombis: ¿Existen? ¿Cuál es su origen?

7.11.19 | 2 comentarios
Mitología de los zombis

Zombis... Zombies... ¿Quién no ha oído hablar de estas criaturas? Protagonistas de muchas películas de terror y de seguro más de una pesadilla. Puede que sean una de las creaciones terroríficas más famosas de la literatura de género (quizá al lado de los vampiros, hombres lobos, las brujas...).

Lejos de caer en la saciedad y el olvido, se nota que están de moda.

Pero ¿cuál es el origen de los zombis? ¿Existe o existió algo similar que dio vida al mito? ¿Se trata solo de una majadería muy original de un escritor?

Hablemos de muertos vivientes, el fin del mundo civilizado, virus imparables y la supervivencia.

¿De dónde vienen los zombis?

La figura del zombi tiene sus orígenes en el vudú. Las primeras referencias del zombi se encuentran en Haití. Aunque la historia tiene poco que ver con el ser de ficción que come cerebros o carne fresca humana de hoy en día, y más bien está relacionada con la magia, la esclavitud y opresión presentes en el lugar.

Según la cultura popular, los hechiceros vudú, a través de un ritual, pueden traer los muertos a la vida y convertirlos en esclavos que cumplan la voluntad de sus amos. Hay algunos textos que sugieren el uso de drogas psicoactivas que privan de voluntad a las víctima.

Rituales en Haití, origen de los zombis

También se relaciona la palabra zombi con una práctica donde los hechiceros eran capaces de capturar una parte del alma humana, una especie de entidad incorpórea. Definitivamente, dentro del vudú vas a encontrar muchos conceptos relacionados con esto de esclavizar personas y almas.

En esta línea, nace el "zombi" literario. Una de las primeras referencias que encontramos es en la novela de Pierre Corneille de Blessebois (El zombie de Gran Perú) donde el zombi es descrito como una entidad incorpórea (1697).

Para llegar al concepto actual, tenemos que pasar por la obra Frankenstain, de Mary Shelley, que sentó una base interesante que luego inspiraría a escritores como Edgar Allan Poe o Ambrose Bierce, donde el ser que regresa de la muerte ya no es tanto un espíritu, sino alguien alejado de su humanidad. Otros escritores, como H. P. Lovecraft pondrían su granito de arena para alejarse de la magia y centrarse más en la ciencia.

Sin embargo, quien introduce el término "zombi" en la cultura occidental es la obra La isla mágica (1929), del escritor norteamericano W.B. Seabrook. Esta aventura, que es una especie de reportaje sobre los ritos de vudú y magia negra en Haití, algo que se desconocía tanto en Europa como en Estados Unidos, dio lugar a obras como la película de terror Yo anduve con un zombie (1943), dirigida por Jacques Tourneur.

Quien alejó completamente al zombi de rituales mágicos fue George A. Romero. En 1968 revolucionó el cine de terror con su película La noche de los muertos vivientes. Los zombis por fin dejaron de ser esclavos para oscuros propósitos y se convirtieron en muertos que regresaban de la muerte para comerse a los vivos.

La noche de los muertos vivientes

Las principales características de las historias de zombis

A partir de ahí, ya se empieza a perfilar lo que acompañaría a las obras de zombis que tanto nos gustan:

  • No estamos ante un suceso local, sino un desastre a nivel mundial.
  • Nadie controla a los muertos vivientes.
  • La motivación de los zombis es alimentarse de la carne de los vivos.
  • Sus capacidades racionales son muy limitadas, aunque algunas veces pueden utilizar instrumentos como piedras para romper cristales.
  • El peligro no es tanto sus habilidades físicas (que muchas veces son escasas) sino su voracidad y su gran número.
  • Son difíciles de matar, muchas veces solo es posible con un disparo en la cabeza o destruyendo su cerebro.

Lo que no suele ser tan común son las causas del origen de los muertos que regresan a comernos. Encontramos desde la liberación de un virus, la radiación nuclear o un arma química de uso militar. Abundan las razones más o menos científicas, pero también queda margen para la fantasía y la llegada del Juicio Final.

Todas estas características, más o menos fieles, se pueden encontrar hoy en día en la mayoría de películas, cómics, series, libros y videojuegos. Hay obras que se alejan un poco de estos tópicos, otras que se anima a explorarlas de forma diferente y, por supuesto, otras tantas que prefieren beber de su origen y deleitarnos con esos clichés que tantos nos gustan, para qué nos vamos a engañar.

¿Está en decadencia el género zombie o género z?

Los zombis siguen presentes entre nosotros (al menos en la ficción, por ahora) y no solo en productos televisivos, el cine o lo videojuegos (con su particular e incansable género de survival horror), también en la literatura. Muestra de ello es la colección con los mejores libros de zombies donde puedes encontrar de lo más conocido que tenemos en el mercado editorial estos días.

Se siguen publicando numerosos títulos. Solo hay que darse un paseo por una de las librerías más grandes: Amazon Kindle. Si eres amante del género no puedes desperdiciar la oportunidad de acceder a historias que puede que no encuentres en otros medios, ya que veo que en el ámbito indie este es un género que siempre se mueve mucho.

De hecho algunos autores del panorama, muy conocidos actualmente, como es el caso de Manuel Loureiro, comenzaron a compartir sus historias desde medios tan dispares como un blog.

Así que, sí, es posible que tengas que rebuscar entre obras digitales para disfrutar de nuevas historias (no te preocupes porque aquí te expliqué cómo).

The Walking Dead

Para mí, el género está lejos de morir. Como otros géneros, es uno de esos guilty pleasure que siempre acabamos disfrutando, y fenómenos mundiales como The Walking Dead (la serie de televisión), en vez sepultarlo en la monotonía y el cansancio, vuelve a entusiasmar al público, aunque ya conozca de sobra estas historias.

Y tú, ¿qué opinas? ¿Piensas que el género está demasiado explotado y poco a poco irá muriendo? ¿Te encantan tanto los zombis que disfrutas hasta de lo más malo? Cuéntame más abajo 👇

Te recomiendo...

2 comentarios

Mi blog, mi casa y mi única norma: no permito ninguna representación de odio ♥