Planificar una novela: construir la trama de tu libro

10.6.16 | 0 comentarios

Esta es la última entrada en la que voy a tratar el tema de la planificación de una historia. Aquí me refiero a novela, pero esto funciona para casi cualquier escrito.

Una vez tengas el esquema de tu novela (o la suficiente información sobre la misma), es hora de montar la historia para planificar las escenas que irán en cada capítulo, cómo y cuándo se van a suceder todos los hechos planeados, etc.

Debes planear el principio y final de los capítulos, el camino de un capítulo a otro, tener claro el propósito de cada capítulo, dónde se encuadra el capítulo dentro de la linea argumental, analizar si es el momento adecuado para que ocurra un hecho, entre otras muchas cosas.

No te agobies, lleva tiempo, pero no es nada difícil.


Pasos para planificar una novela

He decido dividir el proceso de planificación en estos tres puntos, no te olvides de visitar los puntos anteriores para entenderlo todo:

  1. Concebir una idea
  2. Desarrollo de la idea: el esquema
  3. Construcción de la novela (es el artículo que estás leyendo)

Métodos para planificar tu novela

Hay muchos métodos para planificar una novela. Incluso puedes optar por utilizar tu intuición y planificar a tu gusto tu historia.

Este es un buen recopilatorio de 7 métodos para planificar tu novela explicados por Gabriella Literaria:

1. La escaleta

Consiste en la división de la novela por escenas, pasos, capítulos, etc. usando tarjetas (muchas veces).

2. Esquema general o sinopsis

Viene siendo casi lo que te he explicado en artículos anteriores. Consiste en hacer un resumen de tu novela para luego ir desarrollándolo poco a poco.

3. Copo de nieve

Es una especie de mapa de mental donde se parte de una frase o idea central que luego se va ramificando y ampliando, nivel por nivel, hasta obtener escenas, capítulos, etc.

4. Los tres actos

Este método consiste en dividir la historia en tres partes: planteamiento, nudo y desenlace.

5. El viaje del héroe

Algo muy parecido al método anterior, consiste en dividir la historia en diferentes partes, pero orientándolo al viaje que realiza un héroe (lo que viene siendo el protagonista). Al protagonista le tienen que suceder una serie de eventos en cada parte.

6. La pirámide de Freytag

De nuevo, la historia se divide en diferentes partes que serían: exposición, desarrollo, punto decisivo, clímax, desenlace y final.

7. El borrador cero

Este sería el método si te consideras un escritor de brújula. Consiste en escribir un primer borrador de la novela de forma resumida y sin mucho esmero. De esta forma irás descubriendo y armando la trama conforme vayas experimentando con el borrador. Eso sí, luego te tocará escribirlo todo bien y de forma adecuada.

El final perfecto para tu libro

Tienes que diseñar cada capítulo teniendo en cuenta la visión global de tu novela. Esto no debería ser complicado puesto que ya tienes un esquema general donde trabajaste los hilos argumentales de tu historia.

Tu novela al final es un viaje y como tal tiene que acabar, incluso si estás escribiendo una saga, algo debe terminarse en el primer libro.

Todo lo que suceda en tu historia debe ser motivado por alguna causa que debería llevar a esa resolución final (ya sea en el final de la novela o en puntos intermedios de la misma, si se trata de subtramas, por ejemplo).

El final perfecto para un libro es algo bastante complicado de alcanzar, en mi opinión depende de varios factores que no podemos controlar como escritores (como los gustos o la inteligencia del lector). A ti puede parecerte perfecto que tus protagonistas mueran al final de la novela y a ciertos lectores les puede parecer terrible.

En lo que sí puedes trabajar como escritor son en los aspectos más objetivos para que el final sea lo más perfecto posible (aunque hayas decidido matar a todo el mundo). Esto es, ajustar los ritmos de la trama para que no ocurra ningún cambio demasiado brusco, un final precipitado, etc.

Tienes que tener en cuenta que al final se encuentra el mayor momento de clímax de tu historia y para llegar a él has tenido que preparar el terreno previamente.

La intensidad de tu historia debería ir más o menos así.

Consejos para la planificación de tu novela

Si leíste el artículo anterior sobre la planificación de una novela, ya deberías saber que el esquema es algo vivo y versátil que puede cambiar a lo largo del desarrollo de tu novela. Deberías saberlo, sí, deberías…

Con esto quiero decir que no debes ceñirte ciegamente a él, debes permitir que cambie, que evolucione según vaya construyéndose la historia.

De hecho, te aseguro que más de una vez lo vas a modificar.

Para facilitarte la planificación de tu historia, te dejo mis plantillas para planificar una novela, te ayudarán a llevar a cabo todo el proceso de planificación desde la idea principal hasta el esquema de los capítulos.

¿Estás listo para escribir esa historia de una vez por todas?


Te recomiendo...

0 comentarios

Mi blog, mi casa y mi única norma: no permito ninguna representación de odio ♥