Ko-Fi: tus lectores quieren invitarte a cafés

6.3.18 | 2 comentarios

Recientemente instalé un botón verde que puedes ver en la barra derecha. Si te fijas, pone que puedes invitarme a un café. ¿Es que me volví adicta al café? ¿Debería pedir ayuda?

No temas por mi salud, apenas tomo café. Lo de ese botón es otra cosa.

Si entras en el botoncito, verás que te lleva a una página donde explico lo que hago y por qué necesito cafés.

Y no, tampoco es porque escasee el café por Canarias (menos mal).

Verás, lo que permite este botón es que puedas ofrecer un donativo por el precio de un café. Porque, oye, qué manera más bonita de apoyar a un escritor que aprecias que invitándole a un café.

Al menos yo, cuando madrugue después de estar hasta más de las dos de la mañana terminando de escribir un artículo (ejem), te iré a comer la cara de la alegría. De forma cariñosa, no literalmente.

Pero, espera, que te voy a explicar mejor cómo funciona este sistema y cómo podrías usarlo.

¿Qué es Ko-Fi y para qué sirve?

Sí, ese botón es parte de Ko-Fi, una web de micro donativos pensada para apoyar a tus artistas favoritos.

Ofrecer un donativo a tu escritor predilecto es tan fácil como entrar en su página de Ko-Fi y donar una cantidad mínima de 3$. Ese sería el precio de un café.

Lo guay de esta página es que todo lo que dones irá directo al escritor, la página no se queda con ninguna comisión. Eso sí, hay que tener en cuenta los cambios de divisas y esas cosas raras.

Además, el pago es súper seguro y se puede hacer desde PayPal o tarjeta.

¿Para qué necesita un escritor tantos cafés?

Algunos necesitan tantos cafés para poder conciliar su vida de escritor con la familiar y la laboral (sí, ese trabajillo que le ayuda al escritor a no morirse de hambre).


Bueno, en el caso de Ko-Fi, los cafés ayudan al escritor, en mayor medida, con los pequeños gastos que genere.

Por ejemplo, los primeros cafés que recibí me van a ayudar a pagar el dominio este año, los siguientes me van a permitir comprarme la nueva licencia para Scrivener (es mi programa de escritura favorito y va a lanzar una nueva versión que hay que comprar de nuevo) y los que vayan llegando ahora los estoy guardando para los gastos de mi novela Cómo matar a Ray.

Lo interesante es que por cada café y objetivo cumplido, yo hago cosas a cambio como el curso gratuito de Scrivener que aparecerá por mi blog próximamente.

Pero no adelantemos acontecimientos.

Crear tu página de Ko-Fi

Crear una página en Ko-Fi es tan fácil como ir a Ko-Fi.com y registrarte.

Después de registrarte, lo primero que tienes que hacer es ir a EDIT PROFILE y rellenar el formulario con tus datos.


A continuación, tienes que dirigirte a PAGE SETTINGS. Aquí es muy importante que pongas, en primer lugar, tu email de PayPal (así que si no tienes cuenta ahí, ya puedes empezar antes por aquí).

PayPal es como un monedero virtual para pagar por internet. Respecto a las tarjetas bancarias, su gran ventaja es que para pagar solo necesitas una dirección de email.

Otro dato importante es que selecciones el tipo de divisa (ya sabes, euros, dólares...). Lo cierto es que tienes que valorar si te conviene recibir dinero con uno u otro tipo de divisa, ya que el cambio de divisa lo hace PayPal y te descuenta un par de céntimos.

Ahora en la parte superior derecha vas a buscar este botoncito:


Verás tu página de Ko-Fi. Ahí puedes publicar mensajes, ver los mensajes que otros te han enviado y configurar un par de cosillas más.

En primer lugar, te aconsejo que escribas una descripción sobre lo que haces y cómo te van a ayudar esos cafés que quieran donarte.


En mi caso, también explico los servicios que ofrezco como agradecimiento a los cafés. Y dentro de un momento entro en detalles sobre esto porque es muy importante.

Para ir terminando de poner tu página preparada para los cafés, lo ideal es que pusieras un objetivo a alcanzar. No sé, quieres ir a la convención de literatura fantástica que van a celebrar en Barcelona el mes que viene (no te emociones, me lo acabo de inventar) porque van dos escritores que te encantan.

Pues, bien, para poner un objetivo busca este botón en la parte derecha:


Y elige el objetivo que necesitas para ir a la convención de fantasía. Así la gente se motiva a ayudarte. Yay.

Conseguir más donaciones a cambio de servicios

Lo cierto es que yo puse el botón este de Ko-Fi para probar y me llevé una sorpresa cuando de pronto me llegaron un par de donaciones, así, sin pedir nada, solamente porque les apeteció.

Además de sentirme muy feliz y sorprendida, me sentí un poco extraña. No sé, quizá me parecía un gesto demasiado generoso para mí (yo qué sé, el síndrome del impostor o alguna de esas vainas de escritores). El caso es que se me ocurrió ofrecer algunos servicios a cambio de cafés.

Y quizá te preguntes para qué carajos vas a usar algo que te dé más trabajo. Mira, es cierto que me ha dado un poco más de trabajo, pero el objetivo es incentivar las donaciones. Al dar algo a cambio, conseguirás que más personas se animen a ofrecerte un donativo.

Claro, para eso, esas personas deben saber que hay algo que se te da bien o que al menos a ellos les interesa.

Volviéndome a poner como ejemplo, ofrezco mis conocimientos de Marketing Digital, mi ayuda como lectora de sensibilidad para personajes LGBT, asesorías para historias y también lecturas beta.

Aunque parezca que no, además de los donativos, consigo otros beneficios más: aprender en las áreas que me interesan.

Primero porque estoy estudiando Marketing Digital y me viene de perlas practicar; después, por el mero placer de aprender de las historias que me puedas pasar; repasar conceptos literarios, gramaticales, sintácticos y demás rollos de escritura...

Si, por ejemplo, te dedicas al dibujo, puedes ofrecer bocetos o pequeños dibujos (como hacen algunos artistas que conozco) y así ofreces un regalito y practicas. ¡Combo!

Esta es la clase de incentivos que te invito a ofrecer. Tampoco es cuestión de que te cargues con más trabajo y que robes tiempo valioso si no te va a aportar nada.

También puedes ofrecer recompensas por objetivos conseguidos. Algo así hice con mi objetivo de conseguir una licencia para Scrivener. Prometí elaborar un curso gratuito de Scrivener para todos y en esas ando.

Ya sé, estoy un poco loca, pero es que no sabes lo bonito que es ver que gente quiere apoyarte y no sé si hago lo suficiente para agradecerlo. 😓

Otras alternativas interesantes

Ko-Fi está bien, no es que te vayas a hacer rico ni siquiera a tener un sueldo fijo, pero te ayuda con pequeños gastos y en momentos puntuales de crisis.

Si estás pensando en un sistema más estable, económicamente hablando, te recomiendo que investigues la plataforma de Patreon, por ejemplo. O que montes tu propio sistema de membresía para no depender de ninguna plataforma externa.

Estas plataformas te permiten ofrecer un producto (relatos, contenido exclusivo, cursos, etc.) a cambio de que tus mecenas paguen un mínimo 1$ al mes (este es el caso de Patreon).

Además de que hay autores que gracias a Patreon están pudiendo dedicarle más tiempo a la escritura (ya sabes, ese trabajillo que nombraba al principio se hace menos imprescindible), proyectos como la revista de género fantástico Windumanoth y Libros Prohibidos se mantienen gracias a sus mecenas.

Cuidado, esto no funciona para todo el mundo

Antes de que te lances a crearte una cuenta en Ko-Fi o en Patreon, te aviso de que esto no va a funcionar por arte de magia.

Necesitas una comunidad. Y no la del anillo, precisamente.

Para eso, al menos, deberías tener una cuenta en alguna red social y que te siga gente que te conoce y siente alguna afinidad por ti.

Esto es así.

Gracias al blog y a mis artículos, la gente lee, aprende y se entretiene un rato. Al parecer, para algunos es motivo suficiente para invitarme a un café. Otros necesitan ayuda, así que con los contenidos que publico tienen la intuición de que yo les puedo ayudar y eso les motiva a invitarme un café.


En fin, algunos piensan que estas cosas es mendigar y arrastrarse por los suelos. A mí es que estas opiniones me la sudan. Tal cual.

Me parece absurdo que se le diga que el apoyo que te puedan brindar tus lectores o cualquiera que disfrute con lo que haces se le llame estar mendigando. No hay que perder de vista que es un acto voluntario de apoyo, tan legítimo como ir a comprarle un libro a tu escritor favorito. Salvo que, quizá, gane más con las donaciones o el mecenazgo que por el libro en sí.

Y tú, ¿conocías Ko-Fi y Patreon? ¿Los usas? ¿Eres mecenas de algún escritor?

Te recomiendo...

2 comentarios

  1. Muchas gracias Jennifer. Me parece interesante esta opción, sobre todo como lo has planteado de ofrecer algunos servicios a cambio de ese café (aunque yo pondría té... jejeje) La única duda que me surge es si ese café es puntual o mensual. Porque yo pagaría un café pero estoy segura de que olvidaría hacerlo más veces.
    Es una opción que voy a investigar porque me parece interesante.
    Gracias de nuevo y un beso,
    MJ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, MJ! Es una donación puntual, aunque puedes hacerla tantas veces como quieras. Por eso es buena idea ofrecer regalitos y cosas a cambio, así hay más probabilidades de que la gente vuelva a invitarte a un café (o un té ja ja). Puedes mirar también cómo funciona Patreon que algunos escritores que conozco lo usan y sí tiene pagos mensuales o cuando publican nuevo contenido.

      Gracias por pasarte :)

      Eliminar

Mi blog, mi casa y mi única norma: no permito ninguna representación de odio ♥