Cómo ser un buen escritor en solo 5 pasos

24.7.19 | 2 comentarios
Cómo ser un buen escritor

Muchos creen que para ser un buen escritor necesitan tener un don, un talento innato que haga fluir las palabras y las historias como por arte de magia y no pueden estar más equivocados. De nada vale tener talento si no aprendes a escribir.

Una de las cosas que te impiden hacer lo que te gustaría (escribir, por ejemplo) es pensar que no puedes hacerlo. No tienes el don de escribir, la escritura no se te da y no puedes hacer nada al respecto. ¡MENTIRA!

¡Se puede aprender a escribir! Igual que un pintor y un fotógrafo tienen que aprender técnicas, estudiar, buscar su estilo, etc., en la escritura es igual.

Es más: se debe aprender a escribir.

A menudo veo muchas frustraciones con la escritura porque piensas que tienes un talento para escribir, pero luego cuando te sientas a escribir las cosas no fluyen como te gustarían.

Mira, yo tenía muchos reparos con esto de escribir. A pesar de que me gustaba escribir, pensaba que no era buena escritora. A veces lo sigo pensando.

Hay muchos motivos. Por ejemplo ves como otros escritores hacen historias maravillosas, ganan en convocatorias literarias, les publican, consiguen más que tú... Mientras tú sigues atascado en la misma historia que ni de lejos parece tener una resolución tan inteligente e impactante como al principio creías.

En fin, cada caso es un mundo y habrá miles de razones para que tú no avances como el resto.

En la mayoría de casos es porque necesitamos seguir mejorando nuestra técnica para poder ser cada vez mejores, para atrapar al lector con nuestra narración, para tener un lenguaje más rico y más preciso, para construir tramas y personajes más complejos e interesantes...

Pero, mira, convertirte en un mejor escritor lo puedes conseguir poco a poco sin mucho esfuerzo y te voy a contar cómo lo hago yo:

Cómo ser un buen escritor y que mi escritura deje de apestar

1. Lee mucho y de todo


Yep, leer otros formatos como los cómics también vale

Leer te va a servir para estudiar la escritura de otros: estudiar diferentes géneros, ver otros estilos, los elementos que usan otros autores, las tramas más comunes, las ideas que mejor funcionan...

Soy escritora de fantasía, pero, por ejemplo, leyendo poesía he aprendido mucho sobre la utilización de figuras literarias. Cualquier género es bueno y está bien que los explores todos (o la mayoría).

Además, leer te va a permitir adquirir nuevo vocabulario (ten un diccionario cerca para buscar palabras que no conozcas, anota frases y palabras que te gusten...) y también es la mejor forma de aprender a escribir (cómo se monta una escena de batalla, cómo crear tensión sexual, cómo crear angustia al lector, cómo encontrar tu voz de escritor...) otros escritores ya lo han hecho, fíjate en ellos.

Por si fuera poco, ¡leer es un disparador de la creatividad! Olvídate de esperar a esas musas tan infieles que siempre te abandonan.

Las musas pasando de ti cuando más las necesitas...

2. Escribe todos los días

Déjate de excusas y busca un hueco. No necesitas horas y horas libres, con unos minutos al día es suficiente.

Escribe solo 100 palabras al día aunque sea. Incluso con ese número tan bajo, al final del año tendrías 36.500 (eso te da para una novela corta).

Si no puedes escribir todos los días, tampoco pasa nada, pero intenta escribir todo lo que puedas, busca el momento: cuando vas en metro, veinte minutos antes de dormir, por la mañana temprano, mientras esperas a que tu hijo termine su clase de natación, en la oficina cuando el jefe no mire...

Aprende a gestionar tu tiempo para ser más productivo.

Si no escribes, no puedes mejorar y no aprendes. Así de simple.

3. Fórmate, conoce tu lenguaje

Tienes que conocer la lengua en la que escribes para hacerlo bien, es así. Cuanto más en serio quieras tomarte la escritura, más cosas tendrás que aprender. No digo que estudies una filología (muchos escritores ni siquiera han estudiado nada relacionado con las letras... ¿hola?, yo soy ingeniera), pero sí que te informes sobre ortografía, gramática, figuras literarias...

Si quieres ser escritor o escritora debes conocer tu oficio, ¿no?

Además de lo básico para escribir, también es muy importante que aprendas a contar una historia. Hay una gran diferencia entre escribir bien y contar bien.

Te voy a dejar dos blogs alucinantes para ambas cosas:



4. Sal del armario: tienes que acabar proyectos y publicar

Narnia es muy bonito, pero no te metas en un armario: son oscuros pequeños y muy incómodos. ¡Sal del armario!


No tengas miedo a publicar y pedir opiniones.

Esto es una de las cosas que te hará crecer como escritor: la retroalimentación o "feedback". Nadie va a asesinarte porque publiques algo que no es de su agrado, creo... Bueno, no te preocupes, tu vida no va a correr peligro.

Es posible que te lleguen críticas negativas y es importante que esto no te desanime. Recuerda que estás aprendiendo y mejorando poco a poco.

¿Algún día se deja de aprender en la escritura?


En el mundo de la escritura es muy fácil desanimarse. Los escritores son almas que tienden a infravalorarse.


Te has tomado mucho tiempo y trabajo, sí, tu escrito es tu bebé y lo amas, sí, LO SÉ.

Pero una crítica que puede ayudarte a ver con más objetividad tu texto y mejorarlo. Quizá esa persona tiene razón, quizá es solo su opinión o quizá es una tonta crítica destructiva que no aporta nada.

Si quieres dedicarte a la escritura, tendrás que enfrentarte a las críticas más tarde o más temprano.

Tampoco olvides que hagas lo que hagas, no puedes complacer a todo el mundo y ya está. Para gustos, colores.

En cualquier caso, dentro de las críticas puedes localizar puntos flojos en tus escritos y mejorarlos para la próxima vez.

Vale. ¿Cómo recibir comentarios y reviews si eres un escritor desconocido?
  1. Presentarte a convocatorias literarias.
  2. Acudir a talleres de escritura.
  3. Compartir tus textos con escritores de confianza.
  4. Dejar que tus conocidos te lean.
  5. Participar en comunidades de escritores.
  6. Contratar a un lector profesional o lector beta.

5. Anótalo todo: las libretas son tus mejores amigas

Imagínate que al acostarte y taparte con las mantas se te ocurre una idea para una historia de terror de... ¡sábanas mutantes! Quizá por la mañana ni te acuerdes, así que ¡anótalo!

Las ideas son inesperadas y volátiles. En serio.


Además, en muchas ocasiones no te surgirán nuevas ideas y vas a necesitarlas para continuar escribiendo. Así que aprovecha las rachas de inspiración para apuntarlas.


Lo principal es tiempo, constancia y trabajo. Tomarse las cosas con calma e ir paso a paso.

Yo todavía sigo aprendiendo y me pregunto si algún día dejaré de hacerlo...

Para ser buen escritor no basta talento o vocación, hay que aprender y practicar mucho, ¿estás de acuerdo?

Te recomiendo...

2 comentarios

  1. Muy buen post! Me gustaria compartir mis escritos contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Si quieres puedes escribirme a mi email e intercambiamos impresiones. Gracias por pasarte :)

      Eliminar

Mi blog, mi casa y mi única norma: no permito ninguna representación de odio ♥